Bióloga analiza sonidos de delfines en cautiverio en Quintana Roo

Bajo el objetivo de conocer el sistema de comunicación de los delfines, la bióloga estadounidense Heather Ruth Spence, estudia los sonidos que emiten estos mamíferos en cautiverio en cuatro consorcios ubicados en Quintana Roo.

En entrevista con Notimex, explicó que los mamíferos marinos han evolucionado para depender del sonido en un gran número de funciones de supervivencia como la comunicación, la navegación, la alimentación o el apareamiento.

Sin embargo, indicó que la alteración de ese paisaje sonoro cambia el comportamiento de comunicación o llamado de los mamíferos marinos, alterando su comportamiento e impactando su salud y fisiología.

La bióloga precisó que la investigación forma parte de un trabajo para lograr un doctorado en la Universidad de Nueva York, por lo que analiza el hábitat de los delfines en las cuatro diferentes propiedades que tiene el consorcio Delphinus en Quintana Roo.

Dio a conocer que como parte de su análisis "Caracterización acústica de las instalaciones al aire libre para delfines de Delphinus" recaba información desde junio pasado con diferentes tomas de sonido en los estanques, a diferentes horas y momentos del día.

Con esta investigación, explicó, se pretende definir una línea base que permita establecer patrones de comunicación entre los mamíferos marinos, así como ayudar a promover su bienestar.

La especialista refirió que no existen estudios ni valores de referencia de la caracterización acústica y en particular para poblaciones específicas como es en este caso, el de los delfines.

Estas caracterizaciones, detalló, son necesarias para examinar las diferencias de paisajes sonoros salvajes, describir la variabilidad bioacústica y medir los parámetros de sonido producidos en condiciones distintas.

En el estudio se pretende caracterizar el espacio acústico de las instalaciones de delfines en las cuatro locaciones que la empresa Delphinus tiene en Quintana Roo, añadió.

La investigadora estadounidense dio a conocer que esta caracterización implica hacer grabaciones de audio de diversas áreas de las piscinas de los delfines bajo una variedad de condiciones externas.

Como ejemplo de éstas mencionó los programas de nado interactivo, de contacto con los turistas, durante la alimentación, sus entrenamientos, así como en los horarios nocturnos.

En este contexto, Heather Ruth Spence subrayó que no existen estudios del hábitat sonoro ni mucho menos parámetros establecidos para conocer o entender lo que escuchan o como se comunican.

Anticipó que los avances más importantes de su investigación estarían listos en el verano, pero debido a que es información inédita, la publicación de los resultados serían más adelante.