La palabra reconciliación debe re-significarse: Tania Ramírez

La palabra reconciliación se debe re-significar porque es muy conflictiva en escenarios como el colombiano, donde la guerra ha dejado millones de víctimas, señaló la experta mexicana Tania Ramírez.

Los diálogos de paz tienen como propósito lograr la reconciliación entre enemigos, sostuvo en entrevista con Notimex la directora del Colegio de Derechos Humanos y Gestión de la Universidad del Claustro de Sor Juana.

Pero en el conjunto de la sociedad, lo que existe son procesos de acuerdos sociales como "el consenso entre las personas y ese tipo de elementos son los que abonan más a la construcción de eso que en el momento se llama reconciliación, pero a lo mejor más adelante se llama de otra forma".

La palabra reconciliación- dijo- "es una palabra muy conflictiva. A mí misma a veces me inspira y otras, me da asco. Por eso creo que es el momento de resignificarla. Las palabras han cambiado de significado a lo largo de la historia".

Ramírez es hija de un dirigente desaparecido en México y es reconocida por ser una de las Co-Fundadoras de H.I.J.O.S México (Hijos por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio).

Es un movimiento fundado en el año 2000 que busca generar discusiones prácticas, a partir de la experiencia de quienes la conforman, en torno a la reconstrucción de la memoria histórica y la realidad social mexicana y latinoamericana.

La académica e investigadora mexicana estuvo en Colombia por invitación del Fondo de Cultura Económica (FCE) para que participara en el encuentro Reconciliación. Orillas que se Juntan.

Reconciliación, orillas que se Juntan, es una iniciativa del Fondo de Cultura Económica, Filial Colombia, que se realiza con el apoyo del Instituto de Educación en Derechos Humanos de la OEI, en alianza con Pre-Textos (Cultural Agents Initiative, Universidad de Harvard), la Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República y la Unidad para la Atención y Reparación Integral de Víctimas.

Ramírez entiende la re significación de la palabra reconciliación, como consensos sociales y agregó: "el pasado fue y va a seguir siendo mientras no se esclarezca y mientras no se enjuicie a los victimarios".

"Si el pasado es borrado y no es llevado a procesos de juicio y castigo, es imposible la construcción de grandes consensos sociales y va a ser imposible esta idea de reconciliación", enfatizó.

¿Cómo poder construir ese consenso social?, fue la pregunta de Notimex a la experta en derechos humanos, y la respuesta fue: "Hablando mucho, generando espacios de discusión de debates, de generación de ideas, espacios donde participe la cultura. Pero también activando los mecanismos de justicia".

El principal filtro -explicó- que deben hacer las víctimas de la guerra, que llevan por dentro su dolor, para enfrentar el futuro de otra manera, es que debe haber justicia.

"Lo digo también como hija de un desaparecido. Para que yo pueda seguir adelante y reunirme con los otros actores sociales e incluso sentarme a construir algo con el que pudo haber sido el agresor de mi padre, necesito sí o sí que la justicia haya reconocido lo que sucedió y haya castigado".

Considero que en Colombia una de las heridas que más he notado en este país "es la no participación de toda la sociedad en todos los procesos de paz. Existe un cierto reclamo de las víctimas de "yo no estoy ahí. Yo no estoy formando parte de los diálogos de paz".

Ramírez está convencida que "la cultura puede habilitar esos espacios no solo de participación sino de construcción, creación y de conocimiento, donde se compartan los saberes de la gente que al final esa es la base social para la paz".

La paz se puede "acordar y firmar en ciertos momentos y en espacios populares, pero la paz va a suceder solo con el acuerdo de toda la sociedad".

"Si toda la sociedad no va a poder estar en la Habana, se pueden establecer espacios de cultura, donde las artes, los libros, el pensamiento coincidan. Ese diálogo de ideas al final es lo que construye la paz", enfatizó.