INAH publica registro de fósiles encontrados en México

A fin de tener una bibliografía sistemática y detallada sobre las investigaciones paleontológicas en México, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) publicó "El registro fósil de los dinosaurios en México".

El ejemplar, coordinado por los biólogos Ana Fabiola Guzmán y José Luis Gudiño Maussán, ofrece un análisis exhaustivo de las publicaciones que se han realizado sobre el tema, que asciende a 145 textos en 99 años, informó el INAH en un comunicado.

Detalló que el texto recopila de manera sistemática y detallada los datos sobre las localidades mexicanas donde, hasta la fecha, se han descubierto fósiles de dinosaurios, tanto huesos como evidencias icnológicas, es decir, huellas, coprolitos (excremento), nidos y cáscaras de huevo.

Hasta la fecha se han encontrado 50 localidades en Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Durango, Puebla, Michoacán, Oaxaca y Chiapas, que para el estudio han sido divididas en noroeste, noreste y sur.

El estado de Baja California es la región más rica en yacimientos paleontológicos de dinosaurios con 21 localidades, en el cañón de Tamaulipas, se halla el yacimiento más antiguo, cuyos fósiles están fechados en la etapa jurásica temprana, que pertenecen a dinosaurios carnívoros pequeños.

Los fósiles encontrados en México, tienen una antigüedad que va de 199 millones de años en la etapa jurásica temprana y 65 millones de años en el Cretácico Tardío, según la investigación que han realizado los biólogos Guzmán y Gudiño.

En la localidad de San Martín Atexcal en la región de Puebla, se han encontrado huellas que corresponden a la etapa Cretácico Temprano de hace 145.5 millones de años, mientras que la mayoría de los fósiles mexicanos, se registraron en el Cretácico Tardío, con un aproximado de 99.6 a 65.5 millones de años.

En el Rosario Baja California, Rincón Colorado y las Águilas en Coahuila, se han encontrado los fósiles más escasos mexicanos que tienen impresiones de la piel de los enormes reptiles, las cuales son atribuidas a dinosaurios herbívoros, según informa el INAH.

Las primeras descripciones de dinosaurios en el mundo las realizaron en 1820 los naturalistas británicos William Bucklan (1824) y Gideon Mantell (1825).

El primer registro de fósiles de dinosaurios en México lo hizo 1913 el geólogo alemán Erich Haarmann, en Coahuila; derivado de este descubrimiento, también se publicó el primer estudio formal, en 1926, llevado a cabo por el paleontólogo Werner Janensch.

En tanto, el trabajo sobre vertebrados fósiles de México (1969), de Silva Bárcenas, es el primer escrito mexicano que hace una breve alusión a los restos de dinosaurio. En la última década, más de 90 por ciento de las referencias involucran a científicos mexicanos. Esta nueva publicación se propone como un referente para investigaciones futuras, concluyó el INAH.