Muere el arpista mexicano Pedro Landa

El Fondo de Cultura Económica (FCE) lamentó el sensible fallecimiento, ocurrido esta mañana, del músico mexicano Pedro Landa, quien se especializó en la tradición del arpa grande en Tierra Caliente y fue colaborador del Centro Cultural de la editorial en Apatzingán, Michoacán.

En un comunicado, el FCE recordó que Landa nació el 15 de marzo de 1928 e inició su trayectoria como músico a los 20 años de edad, cuando aprendió a tocar el arpa gracias a familiares que lo enseñaron.

Fue fundador de uno de los grupos de mayor tradición en la región: Los rancheros de Apatzingán, además de tocar en Alma de Apatzingán.

A sus 87 años fue convocado por el FCE para enseñar a los niños y jóvenes la tradición oral y musical de Tierra Caliente en el Centro Cultural y no dudó en trasladarse desde la ranchería "La Nopalera" con sus instrumentos.

"No debe morir en el anonimato, como todos nuestros músicos", dice Claudio Naranjo, compañero de don Pedro y también tallerista del FCE.

"Hay que recordar su alegría y la energía con que enseñó a los niños. Él quería que hubiera más músicos en Apatzingán, sobre todo para combatir las condiciones de violencia que han atrapado a los jóvenes", afirmó.