Plantean participación más activa del Senado en política exterior

La senadora Dolores Padierna aseveró que el Congreso de la Unión, a través del Senado, debe tener un papel más activo en el direccionamiento de los planes entre México y otros países que impliquen desarrollo social, económico y político.

Planteó que la realidad mundial y la globalización exigen una política exterior colegiada que conduzca a una política de Estado de largo plazo, protegida de los cambios de gobierno y que anteponga el interés legítimo de los ciudadanos a cualquier visión de grupo.

La legisladora perredista dio a conocer que con ese propósito planteó reformas a la Constitución para ampliar las facultades del Senado a fin de que mediante el Consejo de Política Exterior participe en la definición de la política exterior que desarrollará el Ejecutivo Federal, así como en el análisis y la evaluación de la misma.

Dicho análisis, propuso, se haría a partir de los informes anuales que rindan al Congreso de la Unión el presidente de la República y el secretario de Relaciones Exteriores.

Padierna Luna enfatizó en la necesidad de que el Senado de la República sea más activo en la materia para dejar de ser una cámara receptora de informes y ratificadora de tratados y embajadores.

Expuso que es necesaria la participación de ese órgano en el diseño de los objetivos y alcances de la política exterior, en el análisis de ella y para cuidar el cumplimiento de los objetivos.

Entre las reformas constitucionales que propone la perredista se prevé que previo a la aprobación de los tratados internacionales y convenciones diplomáticas que suscriba el Ejecutivo federal el Senado lleve a cabo un análisis y evaluación sustancial de éstos.

Además, se plantea requerir la anuencia de esa cámara para el inicio o la suspensión de relaciones diplomáticas y la apertura o cierre de misiones diplomáticas y consulares.

Con esos cambios se pretende que el Senado de la República fomente una política exterior con visión de Estado y con principios republicanos, con el objetivo de dar continuidad y dejar de lado el carácter sexenal, subrayó la senadora.

Precisó que en la iniciativa se prevé reubicar los principios rectores de la política exterior mexicana al Artículo 134 constitucional, a fin de trasladarlo al Estado mexicano.

De igual forma se busca establecer el referéndum como mecanismo de democracia directa para la aprobación de los tratados que así lo requieran, generar condiciones y límites para la celebración de tratados y crear un órgano plural y participativo de la política exterior mexicana.

En la iniciativa se propone que el Consejo Consultivo de Política Exterior esté integrado por representantes del Ejecutivo federal y senadores de la República que tengan dentro de sus atribuciones la evaluación en materia de política exterior.

Con la creación de esa instancia se respetarán los principios de pesos y contrapesos y se dará una visión republicana y de Estado a la política exterior, argumentó Padierna Luna.

Por otra parte, expuso que dentro de la definición del Plan Nacional de Desarrollo en lo que se refiere a Política Exterior, el Ejecutivo federal y el Senado deben definir los objetivos, metas, estrategias, alcances y prioridades que deberán plasmarse en esa estrategia.

Descartó que se busque demeritar las facultades del Ejecutivo federal en cuanto a la conducción de la política exterior, sino dotar al Senado de más dinamismo en cuanto la definición y aprobación de la misma.