Cuba y Estados Unidos inician segunda ronda de negociaciones

Estados Unidos y Cuba iniciaron hoy la segunda ronda de conversaciones en la capital estadunidense con miras a reanudar las relaciones diplomáticas bilaterales.

Las pláticas de este viernes estarán centradas en la apertura de embajadas y en establecer un marco de trabajo para pláticas bilaterales por separado para abordar temas como derechos humanos y un acuerdo de aviación civil que permitiría el tráfico aéreo comercial entre ambos países.

La secretaria de Estado adjunta para Asuntos de Hemisferio Occidental, Roberta Jacobson, y la directora de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, Josefina Vidal, dirigen las delegaciones que continúan las negociaciones iniciadas en enero pasado en La Habana, Cuba.

Esta semana Estados Unidos rechazó que Cuba condicione el restablecimiento de las relaciones diplomáticas al retiro de su lista de países que patrocinan el terrorismo.

Una representante de la administración del presidente Barack Obama indicó que el proceso de revisión de la lista de Estados patrocinadores del terrorismo es separado al del restablecimiento de relaciones diplomáticas con Cuba.

Tanto Vidal como Gustavo Machin, del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, habían indicado que el retiro de su país de esa lista "crearía un contexto favorable" para que las dos naciones abrieran embajadas formales en sus respectivas capitales.

El gobierno cubano ha expresado que para avanzar las negociaciones, sus funcionarios diplomáticos deben tener la posibilidad de abrir cuentas bancarias en Estados Unidos porque hasta ahora su representación comercial solo puede operar con efectivo.

Estados Unidos ha señalado que está avanzando lo más pronto posible el proceso de revisión de su lista de países que patrocinan el terrorismo en la que también están incluidos, Irán, Corea del Sur y que la resolución tardaría sólo semanas.

Sin embargo, Estados Unidos marcó como condicionante el tema de la movilidad del personal diplomático estadunidense dentro de la isla caribeña que -dijo- tiene que estar en consonancia con lo que marca la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas.

Estados Unidos quiere que sus funcionarios tengan la posibilidad de interactuar con la sociedad civil, mientras en la actualidad, el gobierno cubano les limita el desplazamiento con libertad en la isla.