Indígenas exigen a gobierno canadiense investigar crímenes de mujeres

- Representantes de diversas organizaciones aborígenes de Canadá se reunieron hoy en esta capital para demandar al gobierno federal una investigación a fondo de los mil 186 casos de indígenas desaparecidas o asesinadas en las últimas tres décadas.

Con carteles con las fotos de las mujeres desaparecidas, cientos de familiares, amigos y líderes de las Primeras Naciones llegaron a esta capital para participar en la mesa de diálogo nacional sobre la desaparición y muerte de mujeres indígenas canadienses.

En la mesa de diálogo de dos días participan líderes comunitarios aborígenes, así como representantes de las 10 provincias y tres territorios de Canadá.

Por parte del gobierno federal, asisten la subsecretaria de Asuntos Exteriores, Lynne Yelich, y la ministra de Asuntos de la Mujer, Kellie Leitch.

En mayo del año pasado, la Real Policía Montada de Canadá (RCMP) reportó que mil 186 mujeres aborígenes canadienses están desaparecidas o fueron asesinadas en los últimos 30 años.

Mil 17 indígenas canadienses fueron asesinadas entre 1980 y 2012, mientras que 169 se encuentran desaparecidas desde 1952, reconoció la RCMP el 2 de mayo pasado.

La demanda de las comunidades indígenas y asociaciones defensoras de los derechos de la mujer, reiterada en este foro, es que el gobierno federal cree una comisión nacional investigadora que analice las causas de las desapariciones e investigue a fondo los crímenes.

En muchos casos se trata de mujeres jóvenes que han sido violadas, asesinadas y arrojadas al río o abandonadas en áreas boscosas sin que se encuentre a los culpables de esos crímenes.

Algunos participantes en esta mesa de diálogo manifestaron su decepción ante la ausencia del primer ministro Stephen Harper.

En declaraciones anteriores, Harper ha negado que las desapariciones de mujeres indígenas sean parte de un problema socioeconómico, sino que son lamentables casos de justicia criminal.

Darrell Pasloski, gobernador de Yukon, uno de los tres territorios indígenas de Canadá, dijo que esta reunión sirve para crear un diálogo entre los líderes de varios niveles de gobierno y los representantes indígenas y las familias de las víctimas para buscar soluciones.

Carl Sidney, jefe del Consejo Teslin Tlingit (una Primera Nación de Yukon), señaló que esta mesa de diálogo es "el comienzo" y urgió al gobierno de Harper a crear la comisión nacional investigadora.

"Este es un paso esencial para prevenir estas terribles tragedias donde las víctimas son nuestras hijas, hermanas, madres y tías canadienses, pero sobre todo seres humanos", añadió.

En Yukon hay 39 casos de mujeres desaparecidas y asesinadas.