Plenamente identificados 70% de mexicanos en pobreza alimentaria

A dos años de la aplicación de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, ya se ha logrado identificar con nombre y apellido a 70 por ciento de los siete millones de mexicanos que constituyen la población objetivo de ese programa, informó la secretaria de Desarrollo Social, Rosario arboles Berlanga.

Durante el evento para evaluar la aplicación de esa estrategia en esta entidad, que encabezó el presidente Enrique Peña Nieto, la funcionaria federal advirtió que al terminar el mes de evaluación de la Cruzada Nacional contra el Hambre, se ha realizado una intensa movilización con más de cuatro mil eventos en los que participaron unas dos millones de personas.

Hoy en día la Cruzada atiende a 4.2 millones de personas que, gracias a un gran trabajo de sistematización, se han identificado personalmente, en un esfuerzo de transparencia, detalló la titular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).

Mencionó que en el Auditorio Benito Juárez, donde se realizó este evento, están presentes 360 niños beneficiarios del Programa de Seguros de Vida para Jefas de Familia, quienes tienen asegurado así su futuro.

Y aseguró que a lo largo de este mes, se ha dado una gran movilización social, "es una energía de a de veras, porque son beneficiarios de carne y hueso de los programas sociales de los tres niveles de gobierno", que a través de la Cruzada se han logrado combinar de manera eficaz.

No había datos para identificarlos, ya sabemos quienes son y hemos logrado identificar a mas del 70 por ciento de esta población, estamos trabajando para que la Cruzada Nacional contra el Hambre dé resultados, expuso.

En su oportunidad, el gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, reconoció el apoyo del gobierno federal en el combate al hambre en Jalisco, donde se ha atendido a 500 mil personas en 14 municipios de la entidad. "No es fácil, pero no estamos de brazos cruzados".

El mandatario estatal destacó que estamos luchando contra la pobreza y la desigualdad, no a través de una política social que entregue despensas o sacos de cemento, sino tratando de ayudar a la gente a salir adelante.

Posteriormente, el presidente Peña Nieto entregó de manera significativa algunos apoyos asociados con la Cruzada Nacional contra el Hambre, como tarjetas del Programa de Apoyo a Adultos Mayores, tarjetas del Programa Sin Hambre, llaves de tiendas Liconsa y de aulas de Conafe.

También entregó reconocimientos del Programa Crédito Joven, escrituras de Corett, de Fovissste y cheques de proyectos productivos de Sagarpa, entre otros.