Mercado de Portobello atrae multitudes en busca de ofertas

El mercado de Portobello, el tianguis de antigüedades más grande del mundo, atrae a multitudes cada semana en lo que es considerado uno de los sitios más emblemáticos de esta ciudad.

El sábado es el día tradicional de la vendimia de antigüedades, curiosidades y cosas de segunda mano que compiten entre sí para atraer la atención de coleccionistas, así como de visitantes locales y extranjeros.

"Portobello Road" en el lujoso barrio de Kensington y Chelsea, comenzó a operar en la época victoriana en 1860 como un mercado de agricultores locales donde se podían comprar frutas, verduras y lácteos, de acuerdo con la historiadora local Maggie Tyler.

Enclavado en la afluente zona de Notting Hill, inmortalizada en la cinta de Hollywood del mismo nombre, el mercado convive con la arquitectura de coloridas casas victorianas donde vivieron personajes como el novelista George Orwell (1903-1950) , autor de "1984" y "Animal Farm".

Llegar al mercado es como trasladarse en el tiempo al siglo XIX a través de los puestos de verduras y de comida caliente, así como de relojes antiguos, joyería, casas de muñecas y ediciones de 1890 del dramaturgo William Shakespeare (1564-1616).

Las antigüedades conviven con artefactos de colección del siglo XX como discos de vinil, raquetas de madera, grabados, recuerdos y curiosidades, que se aglutinan junto a puestos de souvenirs y ropa nueva.

Fue en 1945, tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, que vendedores semifijos comenzaron a ofrecer ropa de segunda mano, accesorios domésticos y antigüedades, una tradición que se convirtió en una de las principales atracciones turísticas de esta ciudad.