UCI arremete de nuevo contra Astana para quitarle su licencia

Tras una auditoría realizada al equipo de ciclismo kazajo Astana, la Unión Ciclista Internacional (UCI) solicitó la remoción de su licencia World Tour, que con tantas condiciones había conseguido por los escándalos de dopaje en que se vio envuelto.

En un comunicado publicado en su página oficial, el máximo organismo de este deporte difundió las irregularidades que se encontraron en la escuadra dirigida por el campeón olímpico Aleksandr Vinokurov.

Los resultados arrojados significan "argumentos de peso para llevar el caso a la Comisión de Licencias y solicitar que la licencia de Astana Pro Team sea retirada.

"La auditoría del Instituto de Ciencias del Deporte de la Universidad de Lausana (ISSUL) ha revelado, entre otras cosas, una gran diferencia entre las políticas y estructuras que el equipo presentó a la Comisión de Licencias en diciembre y la realidad sobre el terreno", advierte el escrito.

En el informe, la UCI remarcó que este estudio fue una de las condiciones acordadas para que pudieran obtener el permiso de privilegio, pese a los problemas por doping que, en la temporada pasada, dejaron como saldo cinco de sus pedalistas suspendidos.

"Se pidió al ISSUL evaluar las estructuras y gestión internas del equipo para conocer si estos son adecuados para garantizar que los más altos estándares éticos se respeten".

Por otro lado, advirtió que no emitirá ningún otro comentario hasta que la Comisión de Licencias emita su resolución final, que en caso de respaldar su reclamo, dejaría a Astana sólo con dos cartas, resignarse a perder la licencia o recurrir al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), que ya ha hecho de salvador para otros conjuntos.

Si la negativa se hace oficial, sus integrantes quedarán automáticamente libres y podrán buscar nuevos horizontes y, sin duda, el más buscado sería el italiano Vincenzo Nibali, vencedor indiscutible de la última edición del Tour de Francia.