Aprueban diputados en comisiones reformas a ley de sanidad animal

Con el fin de optimizar las actividades de producción y comercialización en los establecimientos Tipo Inspección Federal (TIF), la Comisión de Ganadería de la Cámara de Diputados aprobó reformas a la Ley Federal de Sanidad Animal.

De igual forma, para mejorar las acciones para detectar e informar sobre alguna enfermedad, plaga o una posible fuente de contaminación de los bienes de origen animal para consumo humano.

En reunión de trabajo de la instancia legislativa se avaló el documento que obliga a contar en esos establecimientos con un médico veterinario oficial responsable del cumplimiento de las disposiciones de sanidad animal y de buenas prácticas pecuarias.

Plantea que en las horas de servicio debe haber al menos un médico veterinario oficial o responsable autorizado para fines de control animal, vigilancia epidemiológica y otras medidas zoosanitarias.

Salvador Barajas Del Toro, presidente de la comisión, subrayó que en esta legislatura se creó el Programa Porcino, cuyos recursos aumentaron de 75 millones a 150 millones de pesos, lo que constituye un gran paso aun cuando es insuficiente respecto a la demanda del país.

Indicó que se crearon programas de repoblamiento, infraestructura y equipamiento pecuario como una "muestra de las políticas públicas a partir de las necesidades de los productores, que asumió como propias la Cámara de Diputados y que el Ejecutivo federal está ejerciendo y aplicando en favor de la porcicultura".

Él legislador admitió que han sido insuficientes los recursos, "pero como arranque debemos reconocer que el gobierno federal está tomando en cuenta a esta actividad, como durante muchos años no lo había hecho".

A ello, continuó, se suma el subsidio de rastros TIF, que se duplicó y se etiquetó para impactar a productores que sacrifiquen en esos establecimientos.

En su oportunidad el presidente de la Confederación de Porcicultores Mexicanos, Luis Caram Inclán, enfatizó que México es el quinto lugar en importación de carne de cerdo a nivel mundial y "si seguimos con esa tendencia, para 2021 será el cuarto lugar y produciremos menos cerdos".

Por ello propuso que en lugar de importar se establezcan esquemas y políticas públicas de estímulos y seguridad para producirlos, pues al permitir la llegada de carne con precios por debajo de los costos de producción, sin normas de calidad o de etiquetado, nadie puede competir.

Caram Inclán hizo referencia en ese sentido al decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación por el que se da la posibilidad a países -con los que no se tienen acuerdos comerciales-- de introducir carne de cerdo a México sin pagar aranceles.

Solicitó la intervención de los legisladores a fin de que exhorten a la Secretaría de Economía para que revise y profundice en los causales que dieron origen al decreto y, en caso de que se haya cometido un error, se derogue.

Al respecto, Barajas Del Toro reconoció que la solicitud de los porcicultores es muy justa porque afecta sus intereses y a una planta productiva y laboral muy importante.

El legislador priista dijo que se solicitarán por escrito los fundamentos de esa medida "y a partir de la respuesta veremos si hay necesidad de invitar a los funcionarios federales para que expliquen".