Reyes Varela dice que la presión los asfixió en el ATP de Acapulco

Sin poder cumplir con la misión de defender los puntos que obtuvieron el año pasado en el ATP 500 de Acapulco, cuando llegaron a semifinales, dejo contrariado a Miguel Ángel Reyes Varela, quien dijo que esta vez la presión fue un factor que afectó.

El partido los deja tristes, tanto a él como a César el "Tiburón" Ramírez, pues quedarse en cuartos es truncar el objetivo, pero jugar contra los top 10 en dobles, el croata Ivan Dodig y el brasileño Marcelo Melo, les puso una presión que terminó por asfixiarlos.

"Tuvieron un buen partido, muy simple a lo que tenían que hacer y nosotros querer hacer de más, al tener que arriesgar por buscar esa remontada y estuvimos más molestos con algunos puntos que no caían de nuestro lado. Es una de las mejores parejas, están en las finales de maestros y a nosotros nos sirve para tomar experiencia", sostuvo.

Señaló que perder en 50 minutos por 6-1 y 6-3 fue un duro golpe, del cual no se puede culpar a las condiciones, "el clima es el mismo para todos, pero no es lo mismo cuando tiene el estadio lleno en la noche con toda la gente apoyando, no nos tocó el mejor horario pero estamos satisfechos con lo que hicimos".

Ahora Reyes Varela expresó que todavía no piensan en la Copa Davis contra Bolivia de la próxima semana, pues todavía parte del equipo está jugando el Abierto Mexicanos.

Asimismo refirió que por ahora termina su gira en dobles, después de cinco semanas junto con el "Tiburón" Ramírez, donde han tenido un arranque prometedor.

Explicó que han sacado una buena cantidad de puntos que los motiva para definir en las próxima semanas el calendario conjunto para participar en torneo como el Jalisco Open, donde son los monarcas vigentes y algunos Futures nacionales, pues el objetivo este año es meterse en los cien mejores.