Directora de museo en Chiapas pide fortalecer lenguas maternas

La directora del Museo Regional de Chiapas, Fanny López Jiménez, llamó a fortalecer las lenguas maternas en la entidad, a vigorizar las que se encuentran amenazadas y a plantear propuestas de rescate de las que se han perdido.

La funcionaria del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) consideró que "lo más rico y hermoso de un pueblo es su lengua; sin embargo, en el estado se reconocen 12 dialectos, se excluye a cuatro y se han extinguido cuatro más".

Al impartir la conferencia magistral "La Reina Roja: Crónica de un Hallazgo" ante alumnos de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (Unicach), la funcionaria opinó que "nada duele más para un pueblo que perder su propia lengua materna".

Refirió que la Reina Roja de Palenque "hablaba una lengua maya, probablemente la chol", y añadió que en la actualidad en el estado los grupos lingüísticos mayoritarios son el chol, tzeltal, tzotzil, tojolabal y zoque, en los que se tiene mayor trabajo de investigación, textos, incluso en las escuelas.

Acompañada por la jefa del Departamento de Desarrollo Curricular de la Unicah, Guadalupe Durán Damián, López Jiménez expuso que los grupos considerados como minoritarios, mochó, mame, lacandón maya, chuje, jacalteco, kakchiquel y kanjobal, "requieren con gran urgencia de un fortalecimiento".

Asimismo, pidió impulsar la lectura y escritura nativa y el fomento a la vestimenta tradicional propia de esos grupos lingüísticos, debido a que se está reduciendo la población hablante de esas lenguas maternas consideradas como minoritarias.

Las poblaciones que hablan estas lenguas están en comunidades indígenas, pero son muchos los factores que abonan a un proceso de extinción de las lenguas, como la migración y que la juventud no tienen con quien practicar el uso de su lengua.

"La falta de fortalecimiento ha llevado a la desaparición de las lenguas chiapaneca, tapachulteco, tuzantenco y acateco, además de que se han dejado de reconocer otras cuatro lenguas de poblaciones que se localizan en la frontera con Guatemala", anotó.

Cuando un indígena cambia de lugar de residencia va perdiendo la práctica o el uso de su lengua, cada vez hay pocos hablantes, si bien las tradiciones y su forma de vestir están ahí, pero su forma de hablar ha cambiado, alertó.

Son las mujeres las que permanecen en sus lugares de origen tanto con su lengua como con su vestuario, hay que incentivar a los indígenas a que use su lengua y la transmita a sus descendientes, mencionó López Jiménez.

Planteó la necesidad de elaborar diccionarios de las lenguas, así como de libros de texto y la realización de talleres de enseñanza en los pueblos y comunidades indígenas.