Comisión de diputados dictamina ley en favor de personas con autismo

La Comisión de Atención a Grupos Vulnerables de la Cámara de Diputados aprobó por unanimidad el dictamen para expedir la ley general para atender y proteger a las personas con autismo, que aumentan de forma alarmante, pues lo presenta uno de cada 100 niños que nacen.

Dicha comisión indicó que la incidencia de autismo a nivel nacional es mayor que el cáncer, el Sida y la diabetes pediátricos juntos.

La situación obliga al gobierno federal a multiplicar y coordinar esfuerzos con los estados, los municipios y el Distrito Federal para establecer políticas que garanticen la plena inclusión a la sociedad de ese sector vulnerable.

"En México, los esfuerzos institucionales en materia de autismo no han avanzado con la misma celeridad con la que ha progresado el problema", expuso.

De acuerdo con la instancia legislativa, es imperativo contar con la voluntad política del Estado mexicano para atender y garantizar los derechos humanos de ese importante núcleo social en los medios urbano y rural.

La ley tiene el objetivo de impulsar la plena inclusión a la sociedad de las personas con ese trastorno, mediante la protección de sus derechos y necesidades fundamentales reconocidos en la Constitución y en los tratados internacionales.

Integran dicha ley cuatro capítulos relativos a las disposiciones generales, derechos y obligaciones, facultades de la comisión intersecretarial que se constituirá y que deberá garantizar la ejecución de los programas, y las prohibiciones y sanciones para las instancias que no atiendan a las personas autistas.

También seis artículos transitorios que refieren la expedición de un marco reglamentario, la armonización con las leyes estatales, la definición de proyectos de investigación científica y de capacitación especializada para personal profesional y técnico, así como la participación de diversas instancias federales.

La secretaria de la comisión y promotora de la iniciativa, Paloma Villaseñor Vargas, destacó que en México la cifra de nacimientos de niños con la condición de Trastorno de Espectro Autista (TEA) es alarmante e implica orígenes y necesidades de atención distintos.

Ello obliga al Estado, en todos los órdenes de gobierno, a apoyar a esos chicos que sufren problemas desde que se les diagnostica y se desconoce cómo tratarlos, no sólo en las escuelas, sino también en los hospitales.

A grado tal, que actualmente en los institutos Mexicano del Seguro Social (IMSS) y de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) no se les atiende.

De acuerdo con Villaseñor Vargas, en innumerables casos esas personas tienen una inteligencia superior y habilidades especiales en áreas como la música, la pintura y la tecnología, lo que exige atención multidisciplinaria.

"Tienen dones maravillosos sabiéndolos conducir", enfatizó la legisladora del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Resaltó que no se sabe cuántas personas en México padecen autismo, sin embargo alcanzan cifras alarmantes, el problema ha rebasado con mucho los esfuerzos institucionales.

La legisladora consideró al autismo un problema muy grave por las implicaciones en salud, educación, cultura, capacitación, empleo, recreación y deporte, aspectos torales que deben resolverse, por lo que esa condición podría convertirse en uno de los desafíos más importantes del Siglo XXI.

La ley general es el primer paso para visibilizar esa problemática nacional, y por primera vez en la legislación se reconocen los derechos fundamentales de las personas que la padecen.

En tanto, la presidenta de la Comisión de Atención a Grupos Vulnerables, Adriana Hernández Íñiguez, afirmó que esa ley general es un gran paso para avanzar en el respeto de los derechos universales de las personas con autismo.

Obedece también a legislar un marco legal que atienda la realidad de muchos mexicanos y sus familias que sufren esa condición, a fin de resolver las verdaderas necesidades de la población.

"Dimos un gran paso más allá de colores e intereses personales, por el supremo interés de los ciudadanos", aseveró la diputada del PRI.

Estableció que todos los mexicanos tienen los mismos derechos y los diputados legislan con el propósito de que se les reconozcan, ya que "antes de ser políticos somos seres humanos y ciudadanos con experiencias y demandas de la población, y es a partir de éstas como se impulsan nuevos marcos jurídicos".