Republicanos y demócratas mantienen posturas irreconciliables en EUA

Los líderes demócratas en el Congreso cerraron hoy la puerta a toda negociación con los republicanos sobre las acciones de alivio migratorio, como condición para autorizar el presupuesto regular para el Departamento de Seguridad Interna (DHS).

El senador Harry Reid, líder de minoría en el Senado de Estados Unidos, dijo que sólo después que se apruebe una iniciativa de gastos libre de enmiendas, su bancada estará dispuesta a retomar el debate en el tema migratorio, por lo que todo intento por buscar otra ruta será una perdida de tiempo.

"Hemos escuchado toda clase de rumores sobre que la Cámara de Representante va a tomar nuestra iniciativa de presupuesto y devolverla con varias cláusulas. Es una perdida de tiempo, no vamos a permitir que haya una conferencia (para conciliar versiones). Eso no sucederá", dijo.

La nueva versión senatorial de gastos para el DHS que será sometida por el líder republicano Mitch McConnell estará libre de cláusulas luego que los demócratas bloquearon todos los intentos para empujar la versión aprobada por los republicanos en la cámara baja.

"Como dije ayer (miércoles), los demócratas están listos y dispuestos a acelerar este proceso por consentimiento unánime. No hay necesidad de esperar más", reiteró Reid en rueda de prensa acompañado por la líder en la cámara baja, Nancy Pelosi.

Reid afirmó que hasta que ambas cámaras hayan aprobado una iniciativa "limpia" y sea promulgada en ley, sólo entonces "esperamos poder debatir cómo podemos arreglar nuestro roto sistema migratorio, de igual manera que los hicimos hace 20 meses".

Aunque los republicanos aprobaron en enero un presupuesto regular de 40 mil millones de dólares para el DHS para este año fiscal que concluye en septiembre próximo, agregaron media decena de enmiendas para dejar sin efecto las acciones ejecutivas de alivio migratorio del presidente Barack Obama.

El jaloneo entre republicanos y demócratas se intensificó conforme el DHS enfila a quedarse sin fondos de operación, a la medianoche de este viernes, cuando se agotarán los recursos de emergencia aprobados por el Congreso en noviembre pasado.

El líder republicano en la cámara baja, John Boehner, desestimó que exista una disputa entre republicanos debido al malestar entre algunos de sus correligionarios por la manera como McConnell ha manejado el tema en el Senado.

"Todos los republicanos están de acuerdo en darle al Departamento de Seguridad Interna (DHS) los fondos y todos queremos detener las acciones ejecutivas del presidente respecto a migración", dijo en conferencia de prensa por separado.

Sin embargo, Boehner rehuso de nueva cuenta adelantar el curso de acción de su bancada, insistiendo que esperarán a que el Senado vote su iniciativa, aunque dijo no tener una idea sobre el tipo de propuesta que pueda ser aprobada.

También desestimó que la decisión de un juez federal en Texas, de bloquear de manera temporal la implementación de las medidas ejecutivas, pueda ser considerado como un paliativo para flexibilizar su postura.

"Creo que existe un papel para el Congreso en la defensa de la Constitución y para hacer valer el Estado de derecho, y eso es lo que intentamos hacer", precisó.