Recomiendan cautela ante mediación de Unasur en Venezuela

La iniciativa del presidente colombiano Juan Manuel Santos de retomar el diálogo político en Venezuela podría ser provechosa si se cambian las condiciones del proceso, advirtió hoy la abogada María Teresa Belandria.

En entrevista con Notimex, Belandria indicó que Colombia busca retomar el diálogo en el marco de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), tras mostrar su preocupación ante el incremento de la persecución a la oposición en Venezuela.

"Si bien es cierto que van a favorecer el diálogo en el marco de la Unasur, también hay una posición del gobierno de Colombia en torno a las detenciones que no había el año pasado", precisó al respecto la catedrática de la pública Universidad Central de Venezuela (UCV).

Belandria recordó que el año pasado Unasur intentó sin éxito organizar un diálogo entre el gobierno y la oposición, y resaltó que hoy, la iniciativa de Santos muestra la creciente preocupación internacional ante el incremento de la persecución de opositores en Venezuela.

"Creo que no hay un viraje, pero sí hay un cambio en la percepción y sobre todo a raíz de la detención del alcalde (metropolitano de Caracas, Antonio) Ledezma se produce una alarma", estimó la experta en Derecho Internacional.

Santos abogó en fecha reciente por retomar el diálogo político en Venezuela "si las dos partes lo solicitan" en referencia al gobierno y la oposición, que el año pasado intentaron de manera infructuosa una iniciativa similar bajo auspicio de la Unasur.

Sin embargo, los opositores han descartado dialogar con el presidente venezolano Nicolás Maduro por considerar que su gobierno endureció la persecución política con la reciente detención de Ledezma, acusado de participar en un presunto complot golpista.

Los opositores denunciaron que el gobierno "fabricó" las pruebas del supuesto golpe, que podría saldarse con nuevas detenciones en los próximos días, como una estrategia para acentuar la persecución judicial a la disidencia.

Belandria se mostró cautelosa sobre la viabilidad de un proceso de diálogo auspiciado por la Unasur, por ser un organismo "eficiente para la protección del empleo de los presidentes, (pero) no de la denuncia de los ciudadanos".

La abogada reconoció que desde la Unasur "puede haber una posición más firme para pedir el cumplimiento de los protocolos democráticos", algo que consideró como "poco", pero que en su opinión, debe ser aprovechado.

"La vigilancia internacional no le gusta a ningún gobierno en el que haya problemas (...) Creo que Unasur puede hacer muy poco, pero lo poco que puede hacer hay que aprovecharlo", consideró la analista.