Emite Popocatépetl explosiones frecuentes de baja intensidad

El volcán Popocatépetl inició en las últimas horas una etapa de actividad denominada estramboliana, que se caracteriza por frecuentes explosiones de baja intensidad.

La Coordinación Nacional de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación (Segob) informó que el coloso inició con esa actividad desde las 22:50 horas del martes, aunque el semáforo de Alerta volcánica se mantiene en Amarillo fase 2.

En tanto, durante la última hora el sistema de monitoreo del volcán registró por lo menos 15 explosiones con fragmentos incandescentes lanzados a corta distancia desde el cráter.

Con información del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), detalló que en esta fase se emitieron fragmentos incandescentes de hasta 700 metros sobre las caras noreste y sur del volcán, así como una columna de ceniza con altura hasta de cuatro kilómetros sobre el cráter, que se desplazó al noreste.

Dicha etapa estuvo precedida por varios eventos volcanotectónicos, con magnitudes de entre 1.7 y 2.9, ocurridos el pasado domingo 22, y localizados en el sector sureste del volcán.

Asimismo el Centro Nacional de Comunicaciones (Cenacom) reportó ligera caída de ceniza en las poblaciones de San Martín Texmelucan, San Matías Tlalancaleca, San Salvador el Verde, Santa Rita Tlahuapan, Huejotzingo, San Martín Xoxtla y Tlaltenango, ubicadas en el sector noreste del volcán.

Ese comportamiento se mantuvo hasta las 03:45 horas de este miércoles, cuando se verificó que el volcán recuperó sus niveles previos de actividad.

Un episodio similar al observado en esta ocasión se generó entre mayo y julio de 2013, probablemente asociado con el crecimiento de un nuevo domo. El último domo observado en el interior del cráter fue confirmado con un sobrevuelo el pasado día 17 de febrero.

El Cenapred mantiene comunicación con las Unidades Estatales de Protección Civil de los estados de México, Morelos, Puebla y Tlaxcala, así como el Distrito Federal.

También con las secretarías de Salud y de la Defensa Nacional, así como la Policía Federal, para la coordinación de posibles medidas de seguridad que se consideren pertinentes ejecutar para disminuir efectos adversos en la población.