Organismo internacional trabajará con CNDH por libertad de expresión

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y la organización PEN Internacional trabajarán juntas a fin de crear un clima más propicio para el desempeño profesional de periodistas, comunicadores y profesionales que usan la palabra oral o escrita en México.

En el encuentro entre el ombudsman nacional, Luis Raúl González Pérez y el presidente de PEN Internacional, John Ralston Saul, señalaron que aún son muchas las formas que algunos gobiernos ponen en práctica para limitar el derecho a la libertad de expresión.

El ombudsman nacional y la delegación que encabezó Ralston Saul coincidieron en que algunas prácticas se basan en generar un clima de miedo, intimidaciones y amenazas, "y otras más sutiles como la compra de espacios publicitarios".

González Pérez destacó la importancia para la CNDH de establecer contacto con organizaciones dedicadas a la defensa de la libertad de expresión, y que cuenta con un área específica que atiende los casos de agravio a periodistas y defensores civiles de derechos humanos.

En ese campo, subrayó, existen dos retos para la CNDH: la prevención y el contacto con las organizaciones de periodistas y comunicadores para articular estrategias; y la asistencia a las víctimas de una agresión, así como la exigencia a los órganos de justicia para que cumplan con su labor.

Ante el interés de PEN Internacional sobre la actuación de la CNDH en temas como los casos Iguala, Tlatlaya y su participación ante el Comité de Desaparición Forzada de Naciones Unidas, el ombudsman explicó la intervención de esta comisión en los casos.

Además, entregó copias del documento "Consideraciones de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos ante el Comité contra la Desaparición Forzada".

Por su parte, Ralston Saul proporcionó al titular de la CNDH una copia de la Declaración de PEN International sobre la libertad de expresión en México.

PEN International, cuyo nombre se compone por las iniciales de Poetas, Ensayistas y Novelistas, nació en Inglaterra en 1921, conformada por escritores que defienden a escritores.

Con el tiempo ha incorporado a periodistas, blogueros, tuiteros, historiadores y cronistas, entre otros, y cuenta con más de 30 mil agremiados en 110 países, detalló la CNDH.