Estar al frente del Tri Sub 17 es un reto para técnico Mario Arteaga

Para el técnico de la selección mexicana de futbol sub 17, Mario Arteaga, es un reto dirigir a un grupo de jóvenes que tienen el deseo de trascender como en el 2005, cuando otro puñado de mexicanos conquistó Perú con entrega y convicción hasta alzarse como el mejor del mundo.

Por eso en charla con Notimex en el lugar en donde se forjan esos sueños (Centro de Capacitación de Alto Rendimiento), en el sur de la capital mexicana, el técnico aceptó que es un reto estar al frente de una selección que en cada torneo es considerada para estar en la final.

"Es un objetivo seguir en cada competencia asimilando los buenos resultados y en esta ocasión me toca la responsabilidad. Siento mucho compromiso, primero con los jugadores, porque en estos momentos somos su guía", dijo.

Enfundado en su pants verde, Arteaga comentó que la labor no es sencilla desde el momento en que se debe conocer a cada uno de los jugadores y trabajar con ellos una serie de conceptos que van desde la técnica hasta convencerlos que son los mejores.

"Lo primordial es la confianza en ellos mismos, que son los mejores jugadores y que pueden desarrollar grandes cosas", aseveró.

Indicó que son jóvenes entre 16 y 17 años que por su edad no pueden cargar con una responsabilidad del 2005, 2011 ni del 2013, "ellos tiene que hacer su propia historia y desde luego responsabilidad, si representan a México, pero ellos deciden hasta donde quieren llegar".

"Si quieren escribir que México siga siendo una potencia en sub 17 a nivel mundial, tienen que respaldarlo con su futbol", añadió el estratega, que se le ve seguro hasta dónde quiere llegar en el Premundial en Honduras previsto del 27 de este mes al 14 de marzo.

Recordó que tiene jugadores de mucho talento, ya que vienen de un proceso de sub 13 y sub 15, y apenas el año pasado comenzó a pulir a cada uno de ellos para inculcarles su estilo de juego, "tuvimos 14 meses de preparación y en eso el equipo de transformó en un 75 por ciento, a base de visorías constantes en el país".

-¿Qué característica debe tener un jugador para estar en la sub 17?

-Para ser parte de una selección mexicana debe ser un jugador intenso. Partimos de ahí, llama la atención porque buenos jugadores hay muchos, pero un buen jugador con intensidad para que compita a nivel internacional, debe estar en la selección.

Por eso el técnico se siente comprometido con lo que hace, ya que su filosofía es entregarse en todo con sus jugadores, "porque estar en la selección no es ser turista, ni de otra cosa, más que trabajar y abstenerse de muchas cosas. Es difícil porque son jóvenes inquietos que no dejan de tener otras distracciones".

- En 14 meses de trabajo qué tipo de experiencias ha tenido con los jóvenes?

- Muy buenas, te dejan mucha enseñanza, estos jóvenes te llenan de vigor, contagian de hacer bien las cosas y lo que sí es que se debe tener cuidado con lo que se pide, porque son jóvenes y hacen caso de inmediato. Confían en el entrenador y se debe ser cuidadoso.

Ante este panorama, Mario Arteaga consideró que es un reto estar en el banquillo de la sub 17, "lo asumí como un reto y por eso quise volver a dar una visoria a todo el futbol mexicano para tener a un grupo fuerte y confirmarlo, ahora, con buenos resultados".

Refirió que acudir a Honduras significa la oportunidad de acudir a un Mundial, pero también le gusta para jugar la final con el cuadro local y ganarla, "de ir a la eliminatoria, jugar la final con el equipo local y desde luego estar en el Mundial".

Y aseveró que "vamos por ese objetivo y el 16 de marzo ya estaremos acordando, con el boleto en la mano, cómo jugaremos el mundial".

México enfrentará a Canadá, Haití, Panamá, Santa Lucía y Costa Rica por uno de los cuatro boletos al Mundial de la especialidad a disputarse en Chile entre octubre y noviembre venideros.