Ser injusto con los empleados "pecado gravísimo": Papa Francisco

El Papa Francisco fustigó hoy a los empresarios católicos que pagan en negro a sus empleados o los tratan injustamente, advirtiendo que esas actitudes son "un pecado gravísimo".

En su sermón durante una misa privada que celebró en la capilla de la Casa Santa Marta del Vaticano, el pontífice sostuvo que no se puede usar a Dios para encubrir injusticias.

Insistió que es necesario distinguir entre "lo formal y lo real", tras lamentar que existan personas que envían cheques a la Iglesia y luego se comportan injustamente con sus obreros o incluso con los propios hijos y abuelos.

"¿Qué tal es tu relación con tus empleados? ¿Les pagas en negro? ¿Les pagas el salario justo? ¿Y pagas la contribución para sus jubilaciones? ¿Para asegurar su salud?", cuestionó.

"Tú no puedes dar limosna a la Iglesia siendo injusto con tus empleados. Esto es un pecado gravísimo: es usar a Dios para encubrir la injusticia", agregó.

Cuestionó a los hombres y mujeres que dicen tener fe, pero "dividen las tablas de la ley" porque siguen sólo algunos de los mandamientos y los otros "un poco menos".

Precisó que si uno se dice católico, va a misa todos los domingos y recibe la comunión, no basta porque si no hace obras, esa religiosidad "se muere".

"Un buen cristiano no es el que no hace justicia con las personas que dependen de él, tampoco es un buen cristiano el que no se despoja de algo necesario para dárselo a otro que lo necesite", apuntó.