Dinamarca destinará 150 mdd para reforzar la lucha antiterrorista

Dinamarca presentó hoy un plan dotado de 970 millones de coronas (150 millones de dólares) para reforzar la lucha antiterorista en el país y en el extranjero los próximos cuatro años, luego de los dos ataques en Copenhague y en París.

Una parte de los fondos estarán destinados a recopilar y analizar informes sobre la amenaza terrorista en el extranjero y reforzar las acciones contra extremistas daneses que estén fuera del país, lo que permitiría realizar escuchas de nacionales sin una orden judicial.

El plan, que incluye 12 iniciativas, permitirá a la policía y los servicios de inteligencia monitorear mejor a los daneses que viajan al extranjero para unirse al yihadista Estado Islámico (EI) y detectar comportamientos amenazadores en las redes sociales.

Otras de las medidas son acceder a informaciones "relevantes" sobre los pasajeros de aviones, estudiar la elaboración de un registro de usuarios de tarjetas prepago para teléfonos móviles y ampliar la fuerza de acción del servicio de inteligencia (PET).

Además, estrechar la colaboración internacional y prevenir la radicalización en las cárceles.

El plan fue debatido antes de los dos tiroteos del pasado fin de semana en Copenhague -en un centro cultural y en una sinagoga- que dejaron dos muertos y cinco heridos, pero después de los ataques de enero en París, con un saldo de 17 muertos.

La primera ministra danesa, Helle Thorning-Schmidt, informó que la policía sigue investigando los atentados de Copenhague y que cuando finalice esa tarea, se elaborará un informe en el que colaborarán varias autoridades implicadas.

Ese informe global podría dar lugar a nuevas iniciativas, como por ejemplo la creación de un registro nacional sobre cámaras de seguridad, advirtió Thorning-Schmidt.

Al menos 110 daneses han viajado a Siria para luchar en la guerra civil que ya se prolonga casi cuatro años, convirtiendo a Dinamarca en la segunda fuente de combatientes yihadistas europeos en Medio Oriente, después de Bélgica.