Canciller uruguayo expone proyecto de reforma de la OEA

El canciller de Uruguay, Luis Almagro, candidato a la secretaría general de la Organización de Estados Americanos (OEA), planteó hoy la necesidad de una reforma de fondo del organismo para que responda a los retos del continente.

Almagro adelantó a los representantes de los 35 países que integran el Consejo Permanente que, de ser electo como secretario general, cumplirá una de las gestiones más cortas porque no buscará reelegirse.

"He renunciado y renuncio expresamente a la reelección de la secretaría general", dijo Almagro durante su comparecencia ante el consejo, previa a la Asamblea General del próximo 18 de marzo.

El uruguayo, único candidato al cargo, confió en que tras cumplir su mandato de cinco años, las condiciones "del recambio vayan a ser más dinámicas", y den a la OEA una nueva perspectiva para la posibilidad de una nueva dinámica de trabajo.

Por más de tres horas, Almagro sostuvo un cordial intercambio con la mayoría de los representantes que componen el consejo, algunos de los cuales le reiteraron el apoyo de sus países a su candidatura.

Durante su presentación, dijo que su trabajo se apoyará sobre cuatro pilares con visión estratégica: Estado de Derecho, derechos humanos, desarrollo integral y democracia.

"La OEA debe ser la fuerza para la democratización continental, eliminando desigualdades y generando más derechos para cada vez más personas", dijo, e invitó a los países a devolver al organismo "la credibilidad que hoy todos reclaman".

Almagro ofreció reforzar la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), con la creación de un sistema que permita una tutela más efectiva de las medidas cautelares que dicta.

Precisó que la CIDH debe trabajar como un órgano técnico pues "no es militante política; la comisión no tiene que tener opiniones políticas. La comisión tiene que tener esencialmente un enfoque técnico de protección de los derechos humanos".

Sobre la migración, resaltó la necesidad de impulsar el trabajo a favor de un desarrollo más integral, y denunció que "la criminalización de la migración debe ser desterrada del continente", como también deben desterrarse las muertes de migrantes.

En materia de desarrollo, Almagro propuso la creación de un Fondo de Contingencia para Desastres Naturales, con especial énfasis para Centroamérica y el Caribe, así como un Fondo de interconectividad para el Caribe.

El uruguayo enfatizó la necesidad que la OEA se consolide como una organización sin exclusiones a la luz del regreso de Cuba a la organización, aprobado durante la Asamblea General de 2009 en Honduras.

Uno de los temas críticos para Almagro fue la cuestión presupuestal, sobre la que ofreció una propuesta.

Dijo que la OEA del siglo XXI debe estar alineada a un presupuesto de resultados y objetivos, para lo cual propuso establecer "una comisión de expertos internacionales que me asesore en ir más al fondo de la gestión de resultados".

"Mi norte es América, mi sur es también América. Mi Centroamérica y el Caribe son América. Toda ella, su gente, su mezcla, sus penurias y sus oportunidades", dijo al presentarse no como un uruguayo, sino como ciudadano de las Américas.