Miércoles de Ceniza, tradición católica vigente

Mientras transcurre el día, aumenta el número de católicos que acuden a la iglesia a participar en el acto de imposición de ceniza, con lo que inicia la Cuaresma, señala el sacerdote Gilberto López, quien asegura que lejos de que disminuya el interés, cada año más fieles participan de esa tradición popular.

En este Miércoles de Ceniza, después de mediodía, en las calles se empezó a ver más gente con el signo de la cruz formado por la ceniza que en las iglesias empezaron a colocar desde temprana hora en su frente o coronilla, incluso muchos templos colocaron las charolas con la ceniza para que cada feligrés lo hiciera al llegar sin importar la hora.

Al pasar de los años, dijo el sacerdote de la Iglesia de Santa Irene Mártir, más fieles católicos acuden a los templos al acto de imposición de la ceniza, desde bebés que son llevados por sus padres, hasta adultos mayores, porque es una tradición popular.

En cuanto al significado de la ceniza, el director de Radio y Televisión de la Arquidiócesis de México, José de Jesús Aguilar, explicó que algunos libros del Antiguo Testamento mencionan la ceniza como signo de humillación, arrepentimiento y penitencia.

Refirió que "las personas colocaban su rostro cerca de la tierra, se ponían ceniza en la cabeza y utilizaban una vestimenta burda", con lo cual se inicia la Cuaresma, que son 40 días de preparación para la fiesta de la resurrección de Cristo.

De esta forma, hoy las iglesias lucieron con puertas abiertas todo el día y misas regularmente cada hora, para que los sacerdotes impongan la ceniza que se prepara con las palmas benditas del año anterior, así como estampitas de imágenes deterioradas que se queman.

En las mañanas, la afluencia principal para tomar la ceniza, desde las iglesias de las colonias hasta la Catedral Matropolitana, y la Basílica de Guadalupe, fue principalmente de adultos mayores y enfermos, así como amas de casa y niños pequeños.

Así se manifestó en la Catedral Metropolitana, donde esta mañana el cardenal Norberto Rivera ofició la misa e impuso la ceniza a los fieles, a quienes llamó a enfrentar la violencia que amenaza la paz en la ciudad de México y en el país a través de actos decisivos, como lo hizo Jesús en su tiempo con amor y paz, no con venganza y odio.

Recordó que con la imposición de la cruz de ceniza este día inicia la Cuaresma, periodo donde el cristiano debe librar un combate espiritual como el que libró Cristo en el desierto de Judá, por 40 días, en los que fue tentado por el diablo, y la Cuaresma es un combate sin pausa, donde las armas son la oración, el ayuno, la penitencia.

Más tarde, pasado el mediodía, fue visible el aumento de visitas a las iglesias para tomar la ceniza, sobre todo de madres de familia que aprovecharon para visitar las iglesias una vez que recogieron en las escuelas a sus hijos.

Los oficinistas y trabajadores que son católicos utilizaron su tiempo de comida para acudir a la Catedral a que les impusieran la ceniza y cumplir así con lo que manda la tradición, comentó Ernesto Ángeles, quien es empleado del gobierno capitalino.

Como cada año, la Iglesia espera que el mayor número de visitantes para recibir la ceniza sea después de las 17:00 horas, cuando una gran mayoría de católicos salen de trabajar y aprovechan para acudir a recibir la ceniza solos o con su familia.

Para todos ellos, comentaron los sacerdotes, las puertas de la iglesia se mantendrán abiertas hasta pasadas las 23:00 horas, para que ningún feligrés se quede sin recibir el signo de la cruz en ceniza.