Desecho inadecuado de medicinas puede contaminar agua, suelo y aire

Al desechar un medicamento de forma inadecuada se puede contaminar agua, suelo y aire, advirtió Diego Arturo Zavala Trejo, responsable del Laboratorio de Biología de la Preparatoria 20 de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

El investigador de la UdeG refirió que por ejemplo, depositarlo en contenedores de basura de hogares, oficinas o sitios públicos, puede llegar a estar en contacto con sistemas ambientales y ocasionar contaminación.

Afirmó que esa casa de estudios cuenta con un contenedor seguro, en el que alumnos y padres de familia pueden depositar medicamentos caducos, como parte del proyecto denominado "Recomed".

Mencionó que cuando estos residuos, provenientes de la industria farmacéutica, se manejan inadecuadamente, pueden provocar la proliferación de enfermedades.

"Las medicinas que se desechan en la basura común, pasan por un proceso en el que con las lluvias o el sol, empiezan a desintegrarse, pero las moléculas activas no siempre desaparecen y se incorporan a la naturaleza, pasan al suelo o a los mantos freáticos, por lo que entran en contacto con plantas, seres vivos o personas", dijo.

Precisó que los recipientes en que reciben medicamentos están fabricados con polipropileno de alta densidad, que facilita su limpieza y mantenimiento, con una mirilla transparente que permite ver el nivel de recolección; el cilindro es de 1.10 metros de altura por 40 de ancho y profundidad, que evita la posibilidad de extracción de productos.

Subrayó que en el caso de los antibióticos, al estar en contacto con bacterias "generan resistencia, por lo que ya no tendrán el efecto esperado para combatir algunas enfermedades".

"Todo dependerá del tipo y la cantidad, podríamos pensar que sólo son unas cuantas pastillas, pero al sumar lo que tira cada persona es una gran cantidad de fármacos los que se desechan de forma inadecuada", apuntó.

Indicó que organismos como el Sistema Nacional de Gestión de Residuos de Envases y Medicamentos (Singrem) han difundido que han recolectado entre ocho y 10 toneladas de medicamentos por año en todo el país, a partir de cientos de contenedores especiales que, en su mayoría, están ubicados en farmacias u hospitales.

Manifestó que no desechar los fármacos en contenedores especiales aumenta la posibilidad de que, a pesar de estar caducos, se comercialicen en el mercado informal.

A su vez, la directora de la Preparatoria 20, Xóchitl Ramírez Hernández, comentó que "contactamos a Singrem para generar este programa, con el fin de sensibilizar a los jóvenes y público en general sobre la importancia de darle una salida útil a los medicamentos caducos o fuera de uso".

Señaló que la propuesta es que el contenedor esté disponible de manera permanente en el plantel, "personal del organismo se responsabiliza de extraer los medicamentos del contenedor en un periodo no mayor a 24 horas, una vez que esté lleno".

Detalló que después de ser recolectados "serán incinerados a una temperatura de más de tres mil grados centígrados, por lo que se elimina su efecto tóxico".

Puntualizó que el contenedor seguro está disponible en la parte exterior del Laboratorio de Biología de esta preparatoria, ubicada en la avenida Paseos del Bosque s/n, colonia El Fortín, en el municipio de Zapopan.