Activista cubana Yoanni Sánchez aspira a una Cuba incluyente

La periodista y activista cubana, Yoani Sánchez, expresó hoy su confianza en que Cuba pueda vivir una transición gradual a la democracia, sin revanchas, en pluralidad y dentro de una atmósfera incluyente.

Durante la conferencia "Una conversación en libertad" con el Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, y el escritor Juan José Armas Marcelo, Sánchez dijo que la transición "no será a través de reformistas desde dentro", sino por una serie de "hechos y elementos".

En el evento en Casa de América en Madrid con motivo de la primera visita a España de la titular del blog Generación Y, llamó a la oposición, activistas, artistas, gays y otros que disienten del régimen a coincidir y evitar la división "que le beneficia al régimen".

Ante miembros de la comunidad cubana en Madrid, políticos españoles y de organizaciones sociales, recalcó que el primer elemento a considerar es que los hermanos Fidel y Raúl Castro "se están muriendo y allí la biología podrá lo que no ha podido la rebeldía".

"La generación histórica en el poder está llegando al ocaso de su vida, me entristece que la vida de mi país dependa de la muerte de unos hombres, pero lamentablemente es la situación que nos han dejado", dijo.

Precisó que siguiendo el ejemplo de los jóvenes rusos cuando esperaban más de la Perestroika, "la generación histórica tiene el poder, pero el tiempo está del lado de la actual generación y de las futuras".

"Lo siguiente es la tecnología, que va a ayudar mucho a saber cómo han sido estos procesos de transición en otros países, la cultura que no hemos tenido sobre transiciones la podemos alcanzar por la información", subrayó.

Apuntó que también está el elemento de la comunidad internacional y el exilio, que serán trascendentales para que se pueda dar una transición democrática.

"Si nos vamos a una espiral de revancha y venganza, si nos vamos a las manos entre cubanos habrá que postergar el futuro medio siglo más", advirtió.

Agregó que el rumbo que pueda tomar una transición va a influir en los próximos 100 años en América Latina, porque "Cuba ha sido símbolo para muchos, punta de lanza utilizada y manipulada, si la transición cubana sale mal nos espera un siglo difícil en América Latina".

"Si demostramos que podemos vivir en democracia, con pluralidad, será una señal importante. Yo espero que sea pacífico", aseveró.

Sánchez consideró difícil que dentro del actual régimen surjan reformistas ya que por mucho tiempo "el modelo cubano se ha comido a sus sucesores, se los ha devorado; los últimos Carlos Lage y Felipe Pérez Roque. Cuando empiezan a brillar salen del poder".

Reconoció que el elemento que a veces genera duda y desesperanza, es que la sociedad civil cubana "poco educada cívicamente, acostumbrada a esperar todo del Estado paternalista, hay ignorancia sobre la organización social, que se puede exigir al gobierno".

Sobre la manera en que espera que la comunidad internacional apoye a los disidentes y activistas cubanos, consideró que la mejor opción es hacerlo "material, económica y tecnológicamente" y que se deje de lado el discurso oficial.

La periodista sostuvo que a su regreso en mayo a la isla, sabe que le espera "el castigo y el aumento de lo que se llama el fusilamiento mediático con los peores calificativos" en su contra, lo que le obliga, además, a "blindar a la familia" ante todo eso.

"Este viaje lo aprovecho para caminar hacia adelante, y a la vez me aleja un tiempo de los calabozos y los golpes", añadió.