Los escritores vivimos ausentes y fuera de la realidad: Nettel

"Nosotros los escritores vivimos fuera de la realidad el 70 por ciento del tiempo, como en un mundo imaginario, sin prestarle atención a los demás", aseguró la escritora mexicana Guadalupe Nettel (1973).

Durante la presentación de su libro "Después del invierno", con el que obtuvo el Premio Herralde de Novela 2014, la narradora comentó que al estar frente a la computadora, en el desayuno o en la cena, los escritores están ausentes y prestan poca atención a las personas que tienen a su alrededor.

"Este libro habla, entre otras cosas, de cómo nos vamos aislando en una burbuja imaginaria y de la importancia de estar y compartir con los demás", explicó.

La autora de "El huésped" empezó a escribir "Después del invierno" justo después de la muerte de una persona que quiso mucho y lo concluyó 10 años después, cuando murió una de las personas que más ha querido en la vida, su padre.

Transcurrieron 10 años entre dos muertes y durante ese tiempo se dio cuenta de la fragilidad de la vida y de lo importante que es compartir nuestros tiempo con la personas amadas.

"Muchas veces las relaciones que consideramos efímeras o poco importantes son las que nos dejan una profunda huella, nunca sabemos lo que alguien va a dejar en nuestra vida.

En su oportunidad, el escritor Jorge Volpi, aseguró que este es el mejor libro de Guadalupe Nettel, "es una de esas novelas sombrías marcada por un tono melancólico, entre parisino y neoyorkino"

La historia tiene dos personajes centrales, aunque en realidad forman una especie de cuadrángulo amoroso, tratando de encontrar la simetría de la novela, expresó Volpi.

Detalló que los personajes centrales son "Claudio" y "Cecilia", quienes van contando su historia en primera persona, pero la geometría amorosa es bastante más compleja, pues hay otros dos personajes vinculados con cada uno de ellos.

Abundó que el tono de la novela está marcado casi desde el inicio con algunas de las primeras frases que "Claudio", uno de los personajes más desagradables de literatura amorosa.

"Después del invierno", aseguró, podría ser el libro de los muertos de Guadalupe, porque todo gira en torno a la muerte de una manera u otra, lo que hace a la novela una especie de viaje al purgatorio.