INAH determina razones de caída de muro histórico en Querétaro

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) determinó que el desplome de una fracción del muro conocido como Cañonazo del Triunfo de la República en el Ex Convento de La Cruz, se debió a reparaciones diversas realizadas en el pasado.

En un comunicado, expuso que los arquitectos peritos adscritos al Centro INAH Querétaro responsables del dictamen técnico correspondiente entregaron en tiempo y forma su informe, tras el desplome en el histórico muro el miércoles pasado.

"Éste ha tenido varias reparaciones con diferentes procedimientos y materiales, incluyendo la construcción al interior de contrafuertes con faltantes de recalce y rejunteo, habiendo una diferencia de nivel en las superficies de exterior a interior del muro de 1.60 metros", explica el peritaje revelado por el Instituto.

Además, adyacentes al muro, al interior, existen dos árboles de mediano tamaño, una jardinera adosada, una bodega delimitada con malla ciclónica que contiene una caseta de tabique rojo, un poste metálico, un transformador de piso y material eléctrico.

Indicó que adicionalmente, al exterior y dentro de los trabajos de rehabilitación de la calle, fue retirada una jardinera de 40 centímetros de largo por dos metros de ancho y 40 centímetros de altura.

El documento señala que a fin de conservar la autenticidad de este muro, los restos de la barda en la zona del colapso se deben de recuperar y reutilizar para su rescate y restauración, con la misma piedra que la conformaba y con el sistema constructivo original.

Al interior se deben retirar todos los elementos adosados al muro y evitar los empujes del terreno sobre la barda mediante la construcción de un muro de contención paralelo al desarrollo de la misma, explicó.

Para ello, el INAH entregará a la autoridad municipal las instrucciones precisas sobre la manera que deberán de llevarse a cabo los trabajos, que deberán ser supervisados por este mismo Instituto.

"Entre éstas se consideran el apuntalamiento de todo el muro en riesgo; la recuperación, limpieza y clasificación de las piedras del derrumbe para su reconstrucción; una excavación por la cara interna de la barda; la construcción de un muro de contención al interior", dijo.

También requiere la realización de un refuerzo en la cimentación, retirando raíces insertadas en el muro, y la integración de contrafuertes adosados al paramento exterior en las zonas de la barda con mayor desplome, abundó.

Asimismo, se solicita el forjado de un "lomo de toro" como protección a la corona del muro y el rejunteo del mismo en toda su extensión norte, todo ello con la prioridad que merece este monumento, cuya antigüedad se atribuye al tiempo del Sitio de Querétaro en 1867, puntualizó el INAH.