Oaxaca abre casa refugio para escritores perseguidos

La Casa Refugio para escritores perseguidos o que estén amenazados por su quehacer intelectual y literario fue abierta hoy en esta ciudad, con el objetivo de garantizar la libertad de expresión, así como la defensa de sus derechos humanos.

Con esto, Oaxaca se convierte en la segunda entidad en el país donde se instala una Casa Refugio a nivel Latinoamérica y número 50 en el contexto mundial, y que forma parte de la Red Internacional de Casas Refugio.

En este proyecto participan el gobierno de Oaxaca, a través de la Secretaría de las Culturas y las Artes de Oaxaca (Seculta), la Feria Internacional del Libro de Oaxaca (FILO), el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), la Fundación Alfredo Harp Helú y el Centro de las Artes de San Agustín (CaSa).

En este acto realizado en el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca, la comisionada de los Derechos Humanos del gobierno oaxaqueño, Eréndira Cruzvillegas Fuentes, expresó que la libertad de expresión es un tema fundamental en toda democracia.

Señaló que cualquier país o estado que se considere democrático, debe proteger a quienes ejercen su derecho a la libertad de expresión a través de las letras.

En su oportunidad, el director ejecutivo de las ciudades refugio (ICORN, por sus siglas en inglés), Helge Lunde, señaló que ante la intolerancia de ideas, en el mundo actual existe la necesidad de proteger y garantizar la libertad de expresión.

"En ICORN, creemos que cada ciudad refugio puede hacer una enorme diferencia para proteger a las y los escritores amenazados y garantizarles, no solo el derecho a difundir sus ideas, sino el derecho a la vida", sostuvo.

En tanto, Guillermo Quijas Corzo, presidente de la Feria Internacional del Libro, expresó que este el proyecto de instaurar una Casa Refugio para escritores perseguidos o amenazados, nació hace tres años, por lo que agradeció el apoyo invaluable del maestro Francisco Toledo.

"Oaxaca y su gente, con su hospitalidad y apoyos, sin lugar a duda sabrán hacer de este espacio un verdadero hogar para las y los escritores perseguidos", mencionó.

A su vez, el titular de la Seculta, Francisco Martínez Neri, mencionó que históricamente México se ha caracterizado por brindar asilo político a todo aquel que lo necesite.

"Con la apertura de este espacio, Oaxaca se coloca a la vanguardia como un estado garante de la libertad de expresión y los derechos humanos, convirtiéndose en un ejemplo que esperamos se replique en otras ciudades de México", dijo.

La Casa Refugio podrá recibir a un escritor que será acogido por la sociedad artística oaxaqueña, mediante un programa permanente que tendrá estadías mínimas de dos años.

Durante ese periodo, a los escritores se les enseñará el idioma español y se diseñará un programa para que a través de talleres y pláticas pueden seguir divulgando sus ideas.