Sistema de Seguridad Pública urge a desaparecer policías municipales

El secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), Jorge Carlos Hurtado Valdez, consideró urgente desaparecer las policías municipales del país, ante el aumento de la infiltración del crimen organizado.

El funcionario reconoció que esas corporaciones en lugar de ser la solución al problema de inseguridad, se convirtieron en una red de información y operación al servicio de la delincuencia.

Durante las Audiencias Públicas en Materia de Seguridad y Justicia organizadas por las comisiones unidas de Estudios Legislativos Segunda, Justicia y Puntos Constitucionales del Senado, descartó que su desaparición atente o debilite la integridad de los ayuntamientos.

"La penetración de la delincuencia en las fuerzas policiales municipales es, desgraciadamente, cada día mayor", reiteró el funcionario federal.

"Su descomposición ya no se limita a una pasividad cómplice, se convirtieron en una red de información y operación al servicio del crimen organizado", argumentó y por ello "lejos de contribuir a la solución del problema de inseguridad, pasaron en muchos casos a ser parte del mismo".

En la sede de la Cámara de Senadores, indicó que "su desaparición no es un acto contra la integridad municipal ni mucho menos una maniobra que busque debilitar al municipio. Lo que realmente debilita al municipio y atenta contra su autonomía es la infiltración de la delincuencia en sus corporaciones de seguridad", insistió Hurtado.

En su oportunidad Mónica Oehler Toca, representante de Amnistía Internacional (AI), manifestó sus reservas de que la propuesta de crear el Mando Único Policial Estatal sea la solución para solventar la crisis de inseguridad que permea en los ayuntamientos.

Señaló que una de las preocupaciones de este organismo es el diagnóstico que hacen autoridades federales sobre la corrupción, que desde su perspectiva solo permea en los ayuntamientos y deja exentos a estados y a la Federación.

Hacer un diagnóstico donde la corrupción está básicamente en los municipios "nos da un panorama equivocado de la realidad que tiene México. Y si no tenemos un diagnóstico adecuado de la situación, difícilmente la solución que se propone va a ser la adecuada", indicó.

Oehler Toca consideró que el éxito del Mando Único Policial Estatal dependerá de la confianza ciudadana, que ahora está quebrantada, particularmente en la protección y el respeto a los derechos humanos.

Otra preocupación de esa organización no gubernamental, añadió, es que el Mando Único "en lugar de centralizar la seguridad ciudadana de la manera en que queremos, pueda terminar siendo una centralización también de corrupción".