Inician foros para mejorar y garantizar el derecho a la justicia

Para recabar propuestas con miras a mejorar y garantizar el derecho a la justicia, el Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (TSJDF) y el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) efectúan el foro Justicia cotidiana.

En la inauguración del encuentro, a cargo del presidente del TSJDF, Edgar Elías Azar, el director general del CIDE, Sergio López Ayllón, destacó que se trata del primer foro de reflexión sobre el tema.

Subrayó que al recibir el mandato de ser el CIDE el que encabece esos foros, en los que también participa la Comisión Nacional de Tribunales Superiores de Justicia de los Estados Unidos Mexicanos (Conatrib), se pensó que no podría haber una consulta que no tomara como actor principal de ella al conjunto de tribunales del país.

López Ayllón informó que las recomendaciones y las experiencias que se recaben en los diálogos se plasmarán en un documento que se entregará al presidente de la República, Enrique Peña Nieto, así como al conjunto de los poderes y de la sociedad mexicana.

"De manera que podamos ir construyendo juntos una agenda que permita desarrollar las buenas experiencias que ya existen y que permitirán avanzar más rápido y reflexionar sobre qué tenemos que hacer en materia de justicia para lograr que nuestros tribunales sean más independientes, eficientes y eficaces", enfatizó.

En tanto el magistrado Elías Azar señaló que "se propondrán cambios legales que devuelvan a nuestros procedimientos e instituciones nueva frescura y mucha diligencia".

Destacó que "la justicia cotidiana, a veces olvidada a las luces de los grandes reflectores, es la que en rigor informa el quehacer de las funciones judiciales del fuero común, pero es tan común nuestro fuero como las personas que demandan justicia".

Planteó que las respuestas pueden hallarse, en una primera instancia, en simplemente cobrar conciencia judicial de sus problemas cotidianos y dejar de verlos como números y papeles de estantería.

Subrayó que cada expediente es una persona con su problema, pero con un problema tan grande como el que más existe en los tribunales.

El magistrado confió en que esa conciencia recuperada "conducirá a revisar nuestras prácticas judiciales, esas de cada día, desde las agendas y los plazos y términos, hasta el embrollo que se ha producido en la burocracia judicial".

Tal vez debamos retomar buenas prácticas que brinden seguridad jurídica, pero que sin barroquismos nos lleven a respuestas rápidas y eficaces, añadió.

Elías Azar dijo que no hay duda que recuperemos nuestro sentido de la justicia más humana que existe, la del conflicto entre personas de la calle, de hombres y mujeres comunes que de pronto han de encarar un altercado, un conflicto o una lesión a sus intereses.

En la Sala de Presidentes María Lavalle Urbina del TSJDF, destacó que la función judicial es el mejor medio, acaso el primero, para lograr la distensión social que tanto urge en México.

"Una justicia de lo cotidiano ignorada, postergada, hecha menos, es sólo combustible que aviva el fuego de la impaciencia social e individual.

"Está entre nosotros, quienes juzgamos, quienes operamos la ley, precisamente hacer justicia, una justicia para el pueblo y no para las marquesinas", remarcó el magistrado.