Aún muy grande el reto de combatir la trata de personas: CDHDF

Pese a las leyes y las políticas públicas implementadas contra la trata de personas, sigue siendo "muy grande" el reto de combatir este flagelo, afirmó la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), Perla Gómez.

Al hablar en el taller "Trata de personas, trabajo sexual y enfoque de derechos humanos", Gómez Gallardo dijo que este delito implica una serie de violaciones graves a las garantías individuales y engloba varios ilícitos más, como crimen organizado, violencia contra las mujeres, narcotráfico, feminicidios y desapariciones forzadas.

Indicó que el Estado mexicano ha asumido compromisos internacionales de protocolos en la lucha contra estos flagelos, que se han transformado en leyes y políticas para favorecer el acceso a la justicia de las víctimas y proveerles una protección que permita la reparación del daño.

Por su parte, la CDHDF ha realizado acciones en materia de promoción y defensa de los derechos de las víctimas de trata, como espacios de análisis y propuestas de legislación y la emisión de cuatro recomendaciones a distintas autoridades por violaciones al debido proceso, al derecho a la libertad y a no ser sometido a trata, añadió.

Sin embargo, la titular de la CDHDF advirtió que "el reto es muy grande y requiere que se continúen realizando todos los esfuerzos que sean necesarios".

Por ello, sostuvo que el objetivo de este taller, realizado en coordinación con la embajada de Estados Unidos en México, es intercambiar experiencias y buenas prácticas en temas vinculados a los derechos humanos de las personas trabajadoras sexuales.

Se busca generar un intercambio de experiencias y buenas prácticas que "permitan continuar las acciones de combate al flagelo que constituye la trata de personas, respetando los derechos humanos de las personas que ejercen el trabajo sexual", detalló.

En este taller participaron más de 50 personas provenientes de organizaciones de la sociedad civil, trabajadoras sexuales, personas que trabajan en bares, funcionarios y funcionarias públicas de los gobiernos federal y del Distrito Federal, así como de tres entidades del país.

Los participantes analizaron el fenómeno de la trata de personas con fines de explotación sexual y laboral, distinguiéndolo del trabajo sexual, ante la denuncia de operativos que violan derechos humanos de personas que trabajan en bares y trabajadoras sexuales no vinculados a la trata de personas.