Se cumple un lustro de la muerte del barítono francés Camille Maurane

El barítono de origen francés Camille Maurane, quien destacó como un cantante puro y directo, por su perfecta dicción, inteligencia y musicalidad, es recordado como uno de los mejores intérpretes de la canción francesa.

A cinco años de su muerte, Maurane se mantiene vigente gracias, entre otras interpretaciones, a la que hizo de la ópera en un acto "L'enfant et les sortilèges", de Maurice Ravel (1875-1937), que el cantante difundió y grabó al lado de Lorin Maazel (1930-2014), en 1977, y cuyos temas se encuentran disponibles en iTunes.

Camille Maurane, o Moreau por su nombre de pila, nació el 29 de noviembre de 1911, en Rouen, Francia; hijo de un profesor de música, en 1921 ya estudiaba canto en la catedral de su país natal, donde aprendió el arte meditativo de esta disciplina.

Según la biografía que de él difunde "universalis.fr", a los 25 años de edad fue admitido en la clase de canto de la mezzosoprano Claire Croiza (1882-1946) en el Conservatorio Nacional Superior de Música de París, donde comenzó su formación artística entre 1936 y 1939.

La página de internet "qobuz.com" agrega que su carrera inició con la Ópera-Comique, en 1940, bajo el nombre de Camille Moreau, logró hacerse del papel de Pelleás de la ópera de cinco actos "Peleas y Melisande", de Claude Debussy (1862-1918), actuó durante varias temporadas y gozó de gran éxito.

Se hizo de una reputación como barítono cuando participó en obras como la ópera en tres actos "Lakmé", de Léo Delibes (1836-1891); la ópera en cuatro actos "Werther", con música de Jules Massennet (1842-1912).

Así como por su participación en "Los cuentos de Hoffmann", ópera en cuatro actos con música de Jacques Offenbach (1819-1880), y "El niño y los sortilegios", ópera en un acto con música de Maurice Ravel (1875-1937).

La página de internet "radioswissclassic.ch" indica que se dedicó a dar clases en el Conservatorio de París durante 30 años, permaneció en la enseñanza hasta 1981, inculcando en sus alumnos la necesidad de tener y encontrar la claridad y dicción dentro de la música francesa.

Camille Maurane murió el 21 de enero de 2010, en su casa de Eaubonn, Francia, cuando tenía 98 años. Su funeral tuvo lugar el viernes 29 de enero en la Catedral de Rouen.