Desmantelan en Roma célula de mafia calabresa la Ndrangheta

Fuerzas del orden italianas arrestaron hoy aquí a 31 integrantes de la mafia calabresa, la Ndrangheta, además de que confiscaron 600 kilogramos de cocaína y hachís, armas y un manuscrito que describía el rito de afiliación a ese grupo criminal.

En un comunicado conjunto, la guardia de finanzas (la policía militar) y la policía de Estado confirmaron que fue desarticulada una célula Ndranghetista que controlaba el tráfico de sustancias estupefacientes en Roma y era responsable de varios homicidios.

Indicó que el grupo desmantelado estaba vinculado a los clanes calabreses Pelle-Nirta-Giorgi e la localidad de San Luca, Calabria, y fue el responsable del homicidio, en enero de 2014 en Roma, del mafioso Vincenzo Fermia, considerado jefe del clan Nirta-Scalzone de la capital.

El grupo criminal, organizado jerárquicamente, tenía "importantes" ramificaciones en Génova, Milán y Turín, donde había establecido bases logísticas para el almacenamiento de la droga, dijeron los investigadores.

Asimismo, añadieron, tenía emisarios en Colombia y Marruecos, donde mantenía acuerdos con cárteles locales para monopolizar el mercado de la droga hacia Roma en un giro de negocios por varios millones de euros que, inevitablemente, terminaban en el circuito legal de la economía.

Dijeron que durante las investigaciones fueron también detectadas bases del grupo en España y Sudamérica.

Durante las investigaciones, iniciadas tras el homicidio de Fermia, fue posible conocer en forma detallada las fases de afiliación al clan mafioso.

En particular, fue encontrado un manuscrito escrito en código que tras ser descifrado permitió conocer los "arcaicos mecanismos" que regulan el rito de afiliación a la Ndrangheta.

"La excepcionalidad del descubrimiento, denominado Código San Luca, con informaciones cuya veracidad estaba suspendida entre la verdad y la leyenda, ha dado el nombre a la operación", indicó el comunicado.

Dijo que en el operativo participaron 450 agentes de la policía y de la guardia de finanzas, que también decomisaron un arsenal de armas de fuego de alto poder y 600 kilogramos de droga, entre cocaína y hachís.