Anuncian Festival de Música y Danza "El Mundo en un Pueblo Maya"

La obra de María Teresa Mézquita Méndez, "Realizando un sueño", fue el preludio de lo que se ha denominado el Primer Festival de Música y Danza Internacional "El Mundo en un Pueblo Maya".

La obra fue escenificada en la entrada al muelle de pescadores de esta localidad costera, cuyos mil 400 habitantes vieron interrumpida su cotidianidad y que asistieron en buena cantidad a presenciar lo que fue el anuncio oficial del evento, que arrancará el próximo 30 abril.

El reparto fue encabezado por los actores Conchi León y Raúl Niño. La obra empezó con el arribo de una escultura de un maya que soplaba un caracol, símbolo que también será el emblema del festival.

La actuación de León y Niño fue coronada por varios bailarines, músicos y por la lectura de fragmentos de poemas, que ayudaron a escenificar los "sueños" de los protagonistas de la obra.

El responsable del Festival, Luis Chan Sabido, explicó que la idea de realizarlo en esta localidad es buscar la integración de la propia comunidad y aunque se han realizado festivales similares en otras partes, nunca se había realizado uno en un pueblo maya, como lo es Telchac.

Entrevistado luego de la presentación oficial, indicó que la idea es que el festival convierta en un punto de convergencia de expresiones del arte y la cultura de diversas partes del mundo, "pero en un escenario del mundo maya, que también es símbolo de arte y sabiduría ancestral".

Chan Sabido, quien es uno de los directores de orquesta más reconocidos de la entidad, subrayó que el plato fuerte será la presentación de diversos grupos de música y danzas tradicionales, aunque el festival también incluirá gastronomía, así como más obras de teatro y otras expresiones del arte.

De igual forma, el festival tiene como objetivo que los artistas convivan con los habitantes de esta región, "que se adentren a su vida cotidiana, que conozcan sus inquietudes, expresiones y conozcan las historias que han heredado de sus antepasados mayas".

Otro de los objetivos, subrayó el también violinista, es hacer que los grandes eventos culturales se desplacen de las grandes ciudades, hacia las comunidades del interior del estado, en donde persiste una fuerte identidad maya.