El cuento, lo mejor de la narrativa mexicana: Enrique Serna

El escritor mexicano Enrique Serna (1959) se pronunció hoy aquí por mantener vivo el cuento, pues de lo contrario, "estaríamos cediendo a una tendencia de la mercadotecnia editorial que trata de fomentar la pereza de los lectores".

Entrevistado a propósito de su libro "Ternura caníbal", el Premio de Narrativa Colima 2004 consideró que hoy existen editores que ya no desean publicar libros de cuentos porque creen que no tienen público y les genera pérdidas económicas.

Sin embargo, para quien está convencido de que ese género es el mejor de la narrativa mexicana, los libros de cuento exigen más agilidad mental por parte del lector, porque tras meterse en una historia, hay que renovar el esfuerzo imaginativo para entrar en el alma de otros personajes.

"Y esto es algo que hacen los niños, porque cuando les cuentas un cuento antes de dormir, les encanta esta situación y te piden otro y otro", dijo Serna, al tiempo que destacó que el género sigue vivo y en Latinoamérica tiene extraordinarios exponentes.

"Ternura caníbal" es una publicación en la que se presentan un total de 10 cuentos crueles, donde el común denominador de la mayoría de las historias es la lucha por el poder en la pareja.

Los protagonistas de este álbum de "pesadillas", como él lo define, sólo encuentran satisfacción cuando se imponen a los demás o cuando conquistan un reducto de supremacía a costa de sus amantes, sus amigos o su propia cordura.

La mordaz ironía con que Enrique Serna escudriña los tumores del alma, muestra al desnudo las secretas intenciones que todos tratamos de ocultar en los avatares cotidianos de nuestra guerra fría contra el prójimo.

La lucha por el poder en las relaciones de pareja, la fuga hacia adelante del rencor solitario, la imposibilidad de conciliar el individualismo hedonista con la entrega amorosa, los crueles espejismos de la vanagloria, las pequeñas y grandes traiciones que socavan la vida conyugal hasta convertirla en un campo minado.

Autor de algunos de los cuentos crueles más aclamados de la literatura mexicana contemporánea, en este libro de madurez Serna afina su vena satírica, más negra que nunca y la astucia narrativa que han cautivado al público de varias generaciones.

"Me interesaba mostrar la serie de conflictos cuando el egoísmo, es más fuerte que la entrega amorosa y entonces, los cónyuges o los amantes, comienzan a perjudicarse, a dañarse, en lugar de beneficiarse mutuamente.

"Lo interesante de la construcción psicológica de los personajes, es que a pesar de se están quitando los dientes, creen que le están haciendo un bien a su pareja. Creen que esta guerra, es una guerra de abnegación y ternura, y por eso el título del libro", señaló.

De acuerdo con Serna, este "estira y afloja, este círculo vicioso", no es más que una condición humana, donde todos tenemos voluntad de poder.

"Al principio no tenía la idea de escribir sobre este tema, pero me di cuenta de que existía una constante en las historias que se me ocurrieron a partir del 2007", señaló al autor, para quien la necesidad de salvación individual es lo que lleva al hombre y a la mujer a esta disputa cotidiana.

Asegura que esta manifestación de "violencia" es producto del miedo a la desintegración de la personalidad que se produce cuando alguien se entrega en el amor, al extremo de formar su carácter; surge la reacción del egoísmo y es ahí donde el infierno dentro de la pareja nace.

"Se convierte en un círculo vicioso donde no hay sentimientos definidos, sino una mezcla de amor y odio, de ternura y agresividad que hace que nuestro carácter sea difícil", indicó.

Entre la serie de cuentos destaca el titulado "Entierro Maya" que versa sobre un militar condenado a muerte porque tiene una enfermedad del corazón.

Éste le propone a su esposa, que es 20 años más joven que él, hacer un pacto suicida porque no desea morir solo; sino tener un entierro tal como lo practicaban los mayas; que al morir el individuo, la esposa se suicide como un gesto de solidaridad.

"Ternura caníbal" se presentará el próximo 30 de mayo en el Foro Cultural Coyoacanense, en el sur de esta ciudad.