Costa Rica preocupada por construcción de canal en Nicaragua

La construcción de un canal interoceánico que cruzará, de costa a costa, el territorio de la vecina Nicaragua, ha generado preocupación en las autoridades de Costa Rica respecto al impacto ambiental que la magna obra pudiera causar.

Aunque Costa Rica considera que si la obra se ciñe a parámetros de cuidado en materia ambiental y mejora la situación socioeconómica de los nicaragüenses, la nueva vía interoceánica será bienvenida.

Pero consultado por Notimex al respecto, en el marco de un reciente diálogo con periodistas, el canciller costarricense Manuel González respondió: "Estamos a la expectativa de qué es, efectivamente, lo que se va a hacer".

"De lo que se conoce, el canal incluye, desde el canal, en sí, hasta la construcción de hoteles, carreteras, y puertos", ennumeró.

"Desde el punto de vista de Costa Rica, en nuestra relación con Nicaragua, lo que nos interesa conocer (...) es el tema de los estudios de impacto ambiental", puntualizó.

"Tenemos el derecho de hacerlo, y así lo hemos manifestado en dos ocasiones por escrito", informó.

Se trata, dijo, de lo "relacionado con la construcción del canal, en la parte que tiene que ver con el lago, principalmente por el tema del Río San Juan, y el tema del Río Colorado".

González hizo alusión al nicaragüense Lago Cocibolca -más conocido como Lago de Nicaragua-, ubicado en el suroeste del país, el mayor de los lagos de Nicaragua, que formaría parte de la ruta del canal.

También hizo referencia al nicaragüense Río San Juan, cuyo cauce fluye junto a buena parte de la frontera binacional, y al costarricense Río Colorado, afluente del San Juan.

"Más allá de eso, estamos a la expectativa, y en vigilancia, como cualquier otro interesado en una obra de tal envergadura", expresó González.

Si el canal se construye y cumple con todos los requisitos y consideraciones, "enhorabuena que se haga", enfatizó.

"Si es una obra de tal magnitud, y vamos a tener un canal tan bien construido, de tal magnitud, en el norte, y otro en el sur (el de Panamá), pues, vamos a tener más alternativas para nuestro comercio, y creo que nos beneficia", subrayó.

Y en la medida en que el pueblo de Nicaragua esté mejor, tenga más trabajo, tenga mejores condiciones de vida, y tenga mayor poder adquisitivo, a Costa Rica y el resto de la región centroamericana, latinoamericana le conviene, planteó.

González hizo alusión a los índices socioeconómicos que presenta Nicaragua que originan la migración de sus ciudadanos, principalmente hacia Costa Rica, en búsqueda de trabajo y mejores ingresos.

"Habrá más oportunidades también, de inversión, de comercio, de relaciones personales con cualquiera de esos otros países, sea Nicaragua, sea Haití, o sea cualquier otro", señaló.

En 2012, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, anunció el envío a la Asamblea Nacional (parlamento unicameral) de un proyecto de ley para la construcción del nuevo canal interoceánico.

En el marco de la conflictiva relación bilateral, la cancillería costarricense reaccionó mediante un comunicado y una nota diplomática.

En el comunicado se refirió a las declaraciones de Ortega, "donde expresa haber firmado y enviado al Congreso nicaragüense un proyecto de ley para la construcción de un canal interoceánico".

También hizo mención a las declaraciones "de su asesor Paul Oquist, en el sentido de que se utilizarían las aguas del río San Juan".

La cancillería informó que "Costa Rica envió una nota a ese gobierno solicitando la información técnica pertinente, dado que este proyecto puede afectar derechos costarricenses".

En la nota citada en el comunicado, el entonces vicecanciller costarricense Carlos Roverssi, solicitó "el envío, por los canales diplomáticos correspondientes, de toda la documentación relacionada con la posible construcción del referido canal".

Ello, "en cumplimiento con lo dispuesto por estos instrumentos y el derecho internacional", agregó Roverssi.

"Dicha documentación debe incluir los estudios respectivos, el marco jurídico y la ruta del canal, al igual que la estimación de las afectaciones al caudal del río San Juan y su navegabilidad", agregó.

Asimismo, "las afectaciones al río Colorado y a la ribera derecha costarricense del río San Juan", precisó.

El 14 de julio de este año, González dirigió a su colega nicaragüense, Samuel Santos, una nota en la que aseguró que Costa Rica "respeta la decisión de Nicaragua".

Sin embargo, "la construcción de un canal interoceánico debe cumplir con las obligaciones internacionales que Nicaragua tiene, en este caso con Costa Rica, de conformidad con los instrumentos que gobiernan nuestras relaciones", advirtió el ministro.

"Costa Rica espera que Nicaragua le transmita, antes de iniciar cualquier obra, el estudio de impacto ambiental transfronterizo y cualquier otro estudio técnico pertinente, que acredite que no se afectará a Costa Rica", indicó.

En declaraciones publicadas el pasado 14 de diciembre por el diario costarricense La Nación, el vicecanciller costarricense Alejandro Solano dijo que, respecto al proyecto canalero nicaragüense, "hay muchas dudas".

"Pero en todo caso, seguimos atentos ante cualquier acción que se tome sobre la ruta del canal", sostuvo.