Guatemala espera que en 2015 continúe baja de precios de combustible

La caída de los precios internacionales del crudo, dolor de cabeza para diversos países latinoamericanos productores, resultó un inesperado alivio para Guatemala, un importador neto de combustibles.

El año cerró con el más bajo costo de los combustibles en los últimos 24 meses y se estima que la situación, favorable para el consumidor, continuará en las primeras semanas de 2015, según fuentes oficiales.

El Ministerio de Energía y Minas (MEM) informó que en el último día de 2014 el costo del galón (3.8 litros) de gasolina superior fue de 25 quetzales (3.2 dólares), en tanto que en enero de 2013 valía 32.88 quetzales (4.2 dólares). La rebaja se ubicó en 23.9 por ciento.

El precio de la gasolina regular se ubicó en 23.60 quetzales (3.1 dólares) por galón a fines de año, mientras que a principios de 2013 fue de 31.91 quetzales (4.1 dólares).

El diesel cerró el 2014 a un precio de 22.50 quetzales (2.9 dólares) por galón, contra 31.88 quetzales (4,1 dólares) de enero del año anterior (una reducción de precios de 29.4 por ciento).

El titular de la Dirección General de Hidrocarburos del MEM, Luis Ayala, dijo que estos precios de los derivados del petróleo son los más bajos desde hace dos años.

Guatemala se ha beneficiado por la crisis de los precios internacionales del crudo, indicó el funcionario, que consideró que la tendencia a la baja continuará en las primeras semanas del nuevo año.

Dijo que los meses del año con mayor demanda de combustibles en Guatemala son noviembre y diciembre, cuando el consumo habitual aumenta en alrededor de 10 por ciento.

Como efecto del desplome del mercado internacional del crudo, propiciado principalmente por un excedente en la producción, el bolsillo de los guatemaltecos no se vio afectado al cierre de 2014.

La privada Central American Business Intelligence estimó que la crisis del crudo significó para los guatemaltecos un ahorro de unos 75 millones de quetzales (9.7 millones de dólares) en la temporada de fin de año.

Según datos del MEM, Guatemala (15 millones de habitantes) importa la mayor parte de los derivados del petróleo que consume y que requiere para mover su economía.

La dependencia precisó que el país consume en promedio 75 mil barriles diarios de combustibles y apenas produce poco más de diez mil barriles por día.

El titular del MEM, Erick Archila, destacó que con la producción actual y la proyectada explotación de seis áreas petroleras, cuyos contratos están por suscribirse, la producción nacional subiría en 2022 a 52 mil barriles diarios.

Ayala dijo por su parte que Guatemala importa casi la totalidad de los combustibles que consume y su costo local depende de los precios internacionales del crudo, influenciado por fenómenos geopolíticos, naturales o estacionales.

Los datos del MEM establecen que la factura petrolera de 2013 ascendió a dos mil millones 998 mil 827 dólares por un consumo de 28 millones 426 mil barriles de derivados del crudo.

Entre los productos petroleros que se importaron durante el 2013 fue mayoritario el diesel con 34.34 por ciento del total de las compras, seguido de la gasolina superior con 17.61 por ciento.

En Guatemala, la importación, distribución y comercialización de los productos petroleros está a cargo de empresas privadas, mientras que las autoridades controlan la actividad y vigilan la operación de las mil 342 gasolineras del país.