Escaso efecto en México de eventual alza de interés de Fed: experto

La eventual alza de la tasa de interés del Banco de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos, que se encuentra en un histórico bajo nivel, tendría un escaso impacto en la economía de México, apuntó Ken Goldstein, economista de The Conference Board.

El integrante del organismo de análisis económico con sede en Nueva York indicó que es probable que la Fed aumente en 25 puntos base su tasa de interés a finales de la primavera de 2015 dado que la recuperación económica de Estados Unidos parece cada vez más sólida.

Afirmó que los efectos de tal aumento serán muy diversos dentro de los mercados emergentes y dependerán del grado de dependencia que estos tengan con el exterior, de su manejo macroeconómico, y de lo que suceda con otros referentes internacionales de las tasas de interés.

"Es posible entender el efecto causado por la Fed con un dicho: cuando la marea sube veremos entonces quién tiene el traje de baño puesto, y si recordamos lo que pasó cuando se habló de un aumento de tasas de interés en 2013 podemos darnos una idea de qué pasará el próximo año", dijo.

Hace un año, la simple posibilidad de un aumento de tasas de interés afectó a las economías de Turquía, de Argentina y, en menor medida, a la de Brasil; en tanto que otros grupos de mercados emergentes, como México, India e Indonesia, resistieron sin sufrir impactos económicos.

En entrevista con Notimex, Goldstein asentó que países que han llevado a cabo reformas estructurales, como en el caso de México, están mejor preparado para resistir un aumento en la tasa de interés de la Fed y de los otros referentes de tasas en Europa.

El economista consideró que México será, en todo caso, más afectado por una persistente baja en el precio del crudo, que ahora se ubica en alrededor de los 55 dólares por barril en el mercado de Nueva York.

Goldstein mencionó que su predicción es que los precios internacionales del crudo West Texas Intermediate (WTI) se ubiquen en alrededor de los 65 dólares por barril durante el siguiente año, pero que en caso de que siguieran bajando en la primera parte del año México tendría espacio de maniobra.

"Si los mexicanos toman decisiones inteligentes, como lo han hecho, redoblarán los esfuerzos para moverse de manera más audaz y profunda para continuar con las reformas estructurales y lograr así que la baja en los precios del crudo tenga un impacto limitado en la economía", opinó el economista.

Rechazó además que un alza eventual en las tasas de interés signifique de manera automática que el Banco de México incremente sus tasas, y que en todo caso los ajustes de la Fed serán graduales y podrán ser absorbidos durante varios meses.

"La Reserva Federal ha dicho que quiere regresar a una tasa cercana al 3.5 por ciento, desde el cero en el que actualmente se encuentra, pero eso no lo hará de un sólo movimiento en el 2015. Su objetivo es llegar ahí quizá a mediados del 2017", estimó Goldstein.

El economista sostuvo además que, tanto para los pequeños negocios como para las personas que mantienen créditos o hipotecas, será aún más decisiva que la decisión de la Fed la eventual alza de las tasas de interés de los bonos de deuda de países como Alemania.

En el caso de las tasas de interés de los bonos a 10 años de Alemania, que ahora ofrecen una tasa de retorno de 0.6 por ciento, es más complicado estimar una eventual alza, de acuerdo con Goldstein, debido a que la economía de Europa no ha mostrado una recuperación tan sólida como Estados Unidos.

"Lo que pasará con las economías emergentes el próximo año tiene más que ver con los precios de las materias primas y con las tasas de interés de largo plazo en el extremo bajo de la curva que con la decisión previsible de la Fed de aumentar su tasa de interés", enfatizó Goldstein.