Argentina prevé crecimiento del 2.8 por ciento en 2015

El gobierno argentino prevé un crecimiento económico de 2.8 por ciento, una inflación de 15.6 por ciento y el control del dólar en 2015, un estratégico año en el que se realizarán elecciones presidenciales, marcadas por la economía.

La estabilidad económica será un factor fundamental de las campañas electorales que en octubre próximo pondrán fin a los 12 años de gobiernos kirchneristas encabezados por el fallecido expresidente Néstor Kirchner (2003-2007) y Cristina Fernández (2007-2011, 2011-2015).

El presupuesto que ya fue aprobado por el Congreso establece proyecciones cuestionadas por economistas y políticos opositores que ya anticiparon que no habrá crecimiento, sino recesión.

También establecen una inflación que duplica la anunciada por el gobierno, así como un abrupto incremento del dólar legal que se vende en un mercado paralelo y que afecta todo tipo de previsiones económicas.

La crisis cambiaria obligó a que Fernández de Kirchner reforzara el control sobre el llamado "dólar blue", que llegó a cotizar en 16 pesos, pero que ahora está en 13.50, en tanto que la divisa oficial se mantiene en los 8.50 pesos y subiría paulatinamente a 9.45 a lo largo de 2015.

La desconfianza hacia los números presentados por el gobierno se debe, por ejemplo, a que en el Presupuesto 2014 previó un crecimiento del 5.0 por ciento, pero en septiembre pasado el ministro de Economía reconoció que será del 0.5 por ciento, es decir que casi roza la recesión.

Los datos son cruciales porque afectarán las campañas de los candidatos oficialistas a la presidencia, el Senado y la Cámara de Diputados, que tendrán que explicar por qué el país estancó el crecimiento récord que mantuvo durante varios años alrededor del 8.0 por ciento.

En contraste, un factor que puede ayudar al oficialismo es el gasto social, ya que, pese a las recomendaciones de recorte por parte de economistas neoliberales, aumentará en un 33.5 por ciento la inversión en programas de seguridad social.

Las cifras del presupuesto estiman, además, exportaciones por 82 mil 420 millones de dólares e importaciones por 73 mil 223 millones de dólares, con un resultado comercial superavitario de nueve mil 197 millones de dólares gracias al proteccionismo aplicado por el gobierno.