Celebrarán los venezolanos Navidad y Año Nuevo con inflación

Aun en medio de un escenario dominado por una alta inflación y una acentuada escasez, las familias venezolanas se muestran optimistas y se preparan para celebrar las tradicionales festividades de Navidad y Año Nuevo.

"A los venezolanos ni siquiera el hambre nos asusta y celebraremos las fiestas navideñas, hasta donde nos alcance la cobija", afirmó a Notimex Gloria Rojas, ama de casa y madre de tres hijos que ya hicieron una larga lista de pedidos al Niño Jesús.

Sostuvo que la hermosa tradición cristiana de escribirle una carta al Niño Jesús el 24 de diciembre "no se ha perdido ni se perderá nunca en el país, siempre y cuando existan padres que se preocupen por mantener esta inocente creencia en los niños".

"Todo el dinero de mis aguinaldos ya lo gasté en la compra de juguetes para mis hijos, que esta vez estuvieron muy costosos, por eso no me ceñí a lo que ellos solicitaban en sus cartas, sino que los sustituí por otros regalos", dijo Rojas.

Destacó que para ella no compró nada, porque el dinero no le alcanzó y que por ello se pondrá una ropa ya usada el día 24 y el 31 de diciembre y se irá a celebrar a la casa de unas amigas que están en mejor situación económica que ella.

Los nacimientos o pesebres, otra tradición venezolana, adornan algunas viviendas caraqueñas y son motivo de orgullo para quienes los confeccionan. En algunas alcaldías del área metropolitana se han abierto concursos para premiar a los más originales.

Luis Malavé, experto en la fabricación de pesebres señaló que debido a los altos precios de las figuras elaboradas en porcelana, este año comenzó a sustituirlas por iconos confeccionados en madera y cartón, los cuales han tenido muy buena aceptación.

Por otra parte las gaitas y los villancicos comienzan a resonar en establecimientos públicos y locales comerciales saturando del espíritu navideño a los caraqueños, que sin importarle el frío propio de esta temporada (y los precios), salen a realizar alguna compra.

En los abastos y supermercados las colas son interminables. Cientos de amas de casa buscan la harina precocida, que sigue sin aparecer. El producto requerido para elaborar la masa de las hallacas podría poner en peligro de extinción a este tradicional plato navideño.

Josefina Monterola, propietaria de un restaurante ubicado en el centro de Caracas dijo que las populares hallacas (pastel de maíz relleno con guiso de carne, pasas, envuelto en hojas de plátano), "se encuentran en pico de zamuro y es probable que no las comamos este año".

"La harina precocida es difícil conseguirla y los ingredientes para preparar el guiso, casi todos importados (aceitunas, alcaparras, almendras y pasitas) en algunos mercados desaparecieron y en otros tienen precios astronómicos", aseguró.