Terminan cursos de taller de Mantarraya Producciones

Con la proyección de 10 cortometrajes concluyeron los cursos de la primera generación del taller cinematográfico desarrollado por Mantarraya Producciones.

La sesión, que tuvo lugar en el Auditorio del Centro Cultural "Elena Garro", situado en el corazón de Coyoacán, convocó a algunos de los profesores, así como a familiares y amigos de los 11 egresados. Uno de ellos aún tiene en posproducción su obra.

De acuerdo con Óscar Enríquez, autor del cortometraje "Mila", que resultó ganador del Germinal Festival del Bosque, su paso por el taller le dejó grandes satisfacciones, la más grande sentirse capaz de poder hacer una película.

"Todos entramos pensando que podemos grabar, hacer esto y el otro, pero en realidad ponerte a escribir una historia, exorcizar tus miedos, hablar de las cosas que te conmueven y llevarlo a la pantalla, fotografiarlo o dirigirlo, es otra cosa. Yo creo que aprendí a autoafirmarme", manifestó.

Sobre sus próximos proyectos, dijo que lo primero será centrar sus ideas y decidir cuál pondrá en marcha. "Llevo tiempo trabajando y aquí en el taller el drenaje de energía ha sido tremendo, necesito calmarme un poco", anotó.

Enríquez aseguró, además, que continuará promoviendo su primer cortometraje en festivales, "porque así podrán apreciarlo otras personas y quizá hasta encontrar un fondo para grabar algo más".

Por su parte el coordinador del taller, Gabriel Martínez, expuso que el cierre de ciclo abre un espacio muy grande para la reflexión en torno a lo que será el trabajo que harán para las nuevas generaciones.

"Lo que nosotros buscamos es que ellos como creadores, directores y realizadores sean autodisciplinados y que no necesiten a nadie, desde el punto de vista del impulso", refirió.

Bajo ese tenor, adelantó que previo a las entrevistas que realizarán en enero próximo como parte del segundo filtro de su cuarta convocatoria procurarán sentarse con esta generación a fin de acotar con notas en mano cómo aprecian sus trabajos; no se trata de señalarlos sino de generar ese espacio de reflexión que tanto buscamos.

"De esta primera generación puedo mencionar que su cualidad más fuerte es quizá la toma de conciencia, porque entendieron que ya no estaban improvisando, de que hacer cine cuesta mucho y conlleva un esfuerzo, además de que no consta de una persona sino de varias".

Agregó que la convocatoria para la cuarta generación del taller, que lanzaron a principios de diciembre y sigue abierta, ha tenido buena respuesta.

Lo que ellos buscan más allá de los números es que las 20 personas seleccionadas estén interesadas y comprometidas con ser autodidactas, autodisciplinadas y que traigan ya proyectos en mente.

El taller, que iniciará actividades el 2 de febrero próximo, está diseñado para que se desarrolle en tres módulos semestrales a lo largo de 15 meses, con sesiones durante cuatro días hábiles de la semana en su nueva sede, en la colonia del Carmen, en Coyoacán.

Los detalles de la convocatoria y la base de registro pueden ser consultados en el portal tallercinematografico.com.