Productores de la bebida jalisciense raicilla, que ya cumplió 14 años con la ventaja de una marca colectiva a su favor, buscan su denominación de origen ante el Instituto Mexicano de Propiedad Industrial (IMPI).

El presidente del Consejo Mexicano Promotor de la Raicilla (CMPR), Adrián Ramírez Buenrostro, afirmó que pretenden integrar gradualmente en su cadena productiva a agricultores, agaveros, destiladores, envasadores y comercializadores, además de otros actores del sector público y académico.

En un comunicado, añadió que entre los avances de la cadena productiva se tiene el registro de 18 marcas de este destilado ante el IMPI, así como la participación de 70 actores asociados en el citado consejo, pertenecientes al campo, la industria y el comercio.

Destacó que se han puesto las bases para una producción sustentable de los agaves, que son la materia prima de este producto, que tiene el perfil adecuado para promover una corriente de turismo rural a las poblaciones de su territorio de origen.

Entre ellas, figura la población del Cimarrón Chico de la Raicilla, un poblado al que se considera como la cuna de esta bebida espirituosa.

Indicó que si bien es reducida la producción --que oscila entre 40 a 50 mil litros anuales-- este producto es todo un ícono de varias regiones de Jalisco, particularmente de la Sierra de Amula, la Costa Norte, la Costa Sur y la Sierra Occidental, por lo que cumple con las características que demanda una denominación de origen.

En este sentido, reiteró que ya iniciaron las gestiones ante el IMPI para obtener a su favor la figura jurídica de la denominación de origen y con ello reforzar más su identidad, al igual que una cultura de calidad entre sus productores.

También dijo que se tiene a favor la configuración del Sistema Producto Raicilla, avalado por el gobierno federal y estatal, un instrumento que debe inducir la tecnificación de la agricultura de los agaves raicilleros y de las destilerías, conocidas popularmente como tabernas.

Resaltó que el gobierno de Jalisco ha apoyado seis proyectos, encaminados a mejorar las condiciones de las pequeñas destilerías, en aspectos de tanques de destilación y áreas de envasado, entre otros.

Mencionó que entre las medidas de difusión a favor de este destilado de la Sierra Occidental, la Sierra de Amula, la Costa Sur y la Costa Norte, cada año se organiza su festival cultural, por lo que este 2014 es la séptima edición en Mascota, del 11 al 13 de diciembre.

El Festival de la Raicilla engloba una serie de actividades culturales, visitas a tabernas, conferencias de temas históricos y técnicos, ligados a este destilado jalisciense.

Los agaves raicilleros son: maximiliana, inaequidens y valenciana en las regiones serranas, mientras que en las zonas costeras son: angustifolia y rhodacantha. Ya jimados estos agaves tienen piñas que van desde los 20 a los 500 kilogramos.

Se tiene detectada la producción de raicilla en 32 municipios en cuatro regiones de Jalisco, siendo Mascota y Cabo Corrientes, los principales por su volumen.

Parte del territorio raicillero tiene a su favor la afluencia turística de la zona de Puerto Vallarta y la Ruta del Peregrino de Talpa.