Reanudan pláticas de paz guerrilla y gobierno de Colombia

El gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC regresarán mañana martes en esta capital a la mesa de conversaciones, luego de más de un mes de receso en su prolongado diálogo de paz.

El octavo ciclo de encuentros iniciados en noviembre del año pasado en la Habana estuvo precedido este lunes de un nuevo comunicado de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El breve texto envió un "efusivo y entusiasta" saludo de apoyo al "Congreso Nacional para la Paz, Pueblos construyendo Paz para la vida Digna" que culmina hoy en Bogotá.

El diálogo se reabre con la expectativa de lograr un acuerdo sobre el primero de los cinco puntos de la agenda pactada, sobre acceso a la tierra y desarrollo rural integral.

Sin embargo, los negociadores del Gobierno nacional y los comisionados por la guerrilla no han podido superar el primer punto de la agenda, aunque las partes han señalado que hay importantes avances.

Tras cerrar el séptimo ciclo, el jefe del equipo negociador del Gobierno colombiano, el ex vicepresidente Humberto de la Calle, dijo que "estamos a punto de terminar el primer subpunto del primer punto, que es sobre el acceso y el uso de la tierra".

El presidente Juan Manuel Santos, quien aspira a que las negociaciones no se extiendan más allá de noviembre 2013, enfrenta críticas de los ex gobernantes Andrés Pastrana y Álvaro Uribe a la forma como se está desarrollando este proceso de paz con las FARC.

Las FARC, la guerrilla más antigua de América Latina, y el gobierno del presidente Santos finalizaron el pasado 30 de marzo el séptimo ciclo de conversaciones.

Santos ha advertido que en el proceso de paz que adelanta su gobierno con la guerrilla en Cuba no se negociarán aspectos claves de Colombia como la propiedad privada o el modelo de desarrollo.

El gobierno colombiano y los insurgentes han expresado su agradecimiento a los países garantes del proceso (Noruega y Cuba) y a los acompañantes (Chile y Venezuela), así como al Comité Internacional de la Cruz Roja.

Un segundo punto del conflictivo proceso, según la agenda acordada, es el tema de la participación política de los guerrilleros, tras su eventual desmovilización para poner fin al conflicto armado que azota al país sudamericano desde hace más de 50 años.

Otros de los temas que deberán abordan más adelante ambas partes son la salida al problema del narcotráfico, fin del conflicto armado interno y reparación a víctimas de la guerra en Colombia.