Pide AIEA a Japón mejorar tratamiento de residuos de Fukushima

La Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) pidió hoy a Japón hacer mayores esfuerzos para mejorar el tratamiento de los residuos radiactivos en la paralizada planta nuclear de Fukushima, dañada por el terremoto de marzo de 2011.

"Japón bebe seguir las medidas para mejorar los problemas de gestión en relación con la radiación y exposición del recinto, especialmente por el almacenaje de agua radioactiva acumulada", afirmó la AIEA en un informe sobre las recientes inspecciones hechas en la planta.

Un equipo de 13 expertos de la Agencia llegó a Japón la semana pasada para hacer una evaluación sobre la estabilización de los reactores de la planta de Fukushima Daiichi (uno) y las labores para su futuro desmantelamiento, según un reporte de la agencia de noticias Kyodo.

En su reporte, los expertos de la AIEA reconocen los esfuerzos que han hecho las autoridades japonesas para controlar la fuga de desechos radiactivos, sin embargo consideró que debe hacer más esfuerzos para mejorar su gestión sobre el agua radiactiva que se acumula.

El organismo internacional de vigilancia nuclear consideró que la empresa Tokyo Electric Power (TEPCO), administradora de la dañada planta de energía nuclear, debe mejorar sus sistemas esenciales para evitar que se repitan nuevos incidentes en el complejo.

"TEPCO debe proseguir sus esfuerzos para mejorar la fiabilidad de sus sistemas esenciales, para evaluar la integridad de las instalaciones y reforzar la protección contra riesgos externos", subrayó la AIEA. luego de que el sistema de enfriamiento de la planta fue desactivado.

TEPCO anunció este lunes que desactivó temporalmente el sistema de refrigeración de una piscina de combustible usado en un reactor, ante el hallazgo de dos ratas muertas cerca de un transformador exterior conectado al sistema.

"La medida se tomó para permitir a los empleados de la planta sacar a los animales muertos y verificar si habían dañado el delicado sistema eléctrico, indicó un portavoz de la compañía operadora de la planta nuclear.

La desactivación del sistema de refrigeración, la tercera en las últimas cinco semanas pone en riesgo un aumento en la temperatura de la planta, lo que provocaría filtración de agua radiactiva desde los tanques de depósito subterráneo, enterrados a seis metros de profundidad.

En su informe, previó al que al reporte final que la AIEA debe presentar sobre sus inspecciones a fines de mes, los expertos alabaron los avances realizados para el desmantelamiento de la central de Fukushima, aunque consideran que todavía hay mucho por hacer.

"Trabajadores excepcionalmente comprometidos lograron importantes resultados, pero Japón continúa ante difíciles retos en el desmantelamiento de las instalaciones", afirmó Juan Carlos Lentijo, al frente del equipo de expertos y encargado del informe.