Ray Beltrán se siente cómodo en casa ajena ante Terence Crawford

El mexicano Ray Beltrán, quien este sábado enfrentará al campeón mundial ligero e invicto de la Organización Mundial de Boxeo por dicho cinturón, señaló tiene madera para ser el vencedor.

En la conferencia previa al duelo que sostendrán en esta ciudad, Beltrán sostuvo que sabe que tendrá a una buena parte del público en contra, pero arriba del ring eso no lo hará menos, por lo que está sin presión para disputar su segunda pelea por un cetro mundial.

"No es la primera vez que voy a casa de mi rival y sé que tendré al público a mi contra, pero en el ring estamos nada más él y yo, y ahí es donde se declarará el vencedor", agregó.

Sobre el nivel con el que llega, expresó que está en su mejor momento y aunque sabe que Crawford es un oponente peligroso, está más motivado por la oportunidad que tiene que coronarse el sábado.

"Trabaje muy fuerte durante este campamento y me siento más que listo para este duelo tan importante. Crawford es un gran campeón, un gran boxeador y sé que tendré que ampliarme a fondo para ganar la pelea y eso es lo que pienso hacer", comentó.

Beltrán dedicó la pelea toda la gente México y además externó su deseo porque haya paz y tranquilidad en el país.

Terence Crawford regresara a casa, donde se sabe fuerte, para su segunda defensa titular, tras la victoria sobre Yuriorkis Gamboa. "Mucha gente vino apoyarme en junio pasado y les brinde una gran pelea, espero que este sábado también lo sea y la gente lo disfrute".

Puntualizó que será un buen combate en el Centurylink Center pues valora la capacidad que demostró su oponente en otros combates, así que no se guardará nada para retener nuevamente el fajín de la OMB y mantener el invicto con mira a mejores peleas el próximo año.

"Se hizo una preparación muy fuerte y muy completa para este sábado, pues estoy consciente que tendré un rival muy fuerte y experimentado frente a mí, viene a ganar y lo dará todo el ring, pero también lo daré todo y sé que saldré la mano en alto", concluyó Crawford.