Santos destruyó la confianza en diálogos de paz: jefe de las FARC

El jefe máximo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Timoleón Jiménez (alias Timochenko), aseguró hoy que el presidente Juan Manuel Santos destruyó la confianza en los diálogos de paz con el grupo rebelde.

En un comunicado difundido este lunes en la página de internet de las FARC, el comandante del grupo guerrillero cuestionó la suspensión de los diálogos de paz en La Habana, Cuba, por la retención de cuatro militares y una civil que trabaja para el Ejército de Colombia.

Con la suspensión de las negociaciones el presidente Santos "tumbó el tablero donde jugábamos la partida, destruyó la confianza" y subrayó que "las cosas no podrán reanudarse así no más, habrá que hacer diversas consideraciones".

Santos suspendió las negociaciones como respuesta a la retención del general Rubén Darío Álzate, otros tres militares y una jurista y condicionó la reanudación de los diálogos de paz a la liberación de ese grupo de rehenes.

"El presidente siempre fanfarroneó con la consigna israelí de dialogar como si no hubiera guerra y hacer la guerra como si no hubiera diálogos", apuntó el jefe insurgente.

Agregó que "negociar en medio del conflicto ha sido su posición (de Santos) permanente desde las primeras aproximaciones. Las reglas del juego que siempre reclamó fueron las que nada de lo que ocurriera en los campos de batalla tendría por qué afectar el curso de las conversaciones. Impuso incluso que las pláticas en La Habana fueran ininterrumpidas".

"Poner como condición para reanudar un proceso suspendido arbitrariamente, que la contraparte haga rápida entrega de sus prisioneros de guerra, equivale a un secuestro del proceso de paz por el presidente", subrayó.

Reiteró que la propuesta de las FARC de "concertar un cese bilateral de fuegos para evitar ese tipo de sobresaltos, pone de manifiesto que el proceso de paz no es más que un simple instrumento en una estrategia final de guerra".

Además, advirtió que si el gobierno insiste en "un rescate por la fuerza" puede "precipitar una desgracia que ninguno desea. Esa es la verdadera catadura del régimen. No hay que llamarse a engaños, Santos juega a lo mismo".