Irán y grandes potencias acuerdan extender diálogo nuclear hasta junio

Irán y el Grupo 5+1 decidieron hoy esta capital ampliar el plazo de las negociaciones sobre el programa nuclear iraní hasta el próximo 30 de junio, al término de casi una semana de conversaciones para tratar de alcanzar un acuerdo definitivo.

"Hemos llegado a la conclusión de es imposible llegar a un acuerdo en el plazo que se fijó para el día de hoy y por lo tanto vamos a ampliar las negociaciones hasta el 30 de junio de 2015", dijo a la prensa el secretario británico de Relaciones Exteriores, Philip Hammond.

Indicó que Irán y las potencia mundiales acordaron extender el plazo de las conversaciones a pesar de que "hicieron algunos progresos significativos" en la última ronda de negociaciones, que comenzaron el martes pasado en la capital austriaca.

Hammond agregó que las conversaciones se reanudarán el próximo mes, sin embargo aún no está claro donde se llevarán a cabo.

Otra fuente cercana a la delegación negociadora iraní también confirmó a la agencia de noticias de su país ISNA la extensión del plazo de las negociaciones, que debían haber culminado este 24 de noviembre con la firma de un acuerdo que pusiera fin a más de una década de crisis nuclear.

Los ministros de Exteriores y equipos negociadores de Irán y las grandes potencias (China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Rusia y Alemania) llevaron a cabo en Viena conversaciones para tratar de consensuar un pacto.

Durante las negociaciones intentaron alcanzar consenso en los aspectos más generales: los niveles de enriquecimiento de uranio, el número de centrifugadoras, el calendario de actividades, la manera de levantar las sanciones y las actividades de las centrales de Fordow y Arak.

Irán y el Grupo 5+1 acordaron en noviembre de 2013 en Ginebra la suspensión de una parte de las actividades nucleares de la república islámica a cambio de un levantamiento parcial de las sanciones económicas internacionales.

Este pacto entró en vigor en enero pasado por un periodo de seis meses y fue renovado cuatro meses más para permitir a Irán y a las grandes potencias lograr un acuerdo antes del 24 de noviembre.

Estados Unidos, Israel y otros países occidentales sospechan que Irán pretende dotarse de armas atómicas bajo la cobertura de su programa nuclear civil, sin embargo Teherán sostiene que su único objetivo es el uso pacífico de energía y tecnología.