Efectos de frente frío impiden observar lluvia de estrellas

Los efectos del frente frío número 12 provocaron nublados y lluvias que impidieron observar a plenitud la lluvia de estrellas Leónidas que se supone tendrían su mayor actividad el 17 y 18 de noviembre, comentó el astrónomo yucateco Eddie Salazar Gamboa.

En entrevista, indicó que para los días 17 y 18 se esperaba que pudieran ver la caída de hasta 40 meteoritos por hora, pero el cielo se nubló tanto que era prácticamente imposible observar las estrellas, incluso en sitios como la costa.

"Este frente frío cayó en mal momento para quienes vivimos en esta zona del país y gustamos de observar este tipo de fenómenos, pues ahora sí que ni con el mejor telescopio. No se puede ver nada con el cielo tan nublado", precisó.

Sin embargo, expuso que todavía le quedan unos tres días de la lluvia de estrellas Leónidas (provenientes de la constelación de Leo) y aunque ya no se verían los 40 meteoros por hora, sí podría registrarse una "importante actividad".

"Hablamos de que esta es la cuarta lluvia de estrellas más importante en cuando a actividad anual, por lo que todavía sería posible observar una buena cantidad de meteoros si las condiciones del clima lo permiten", mencionó.

Pero los pronósticos de la Comisión Nacional del Agua indican que el frente frío generaría fuertes lluvias en Campeche, Yucatán y Quintana Roo, por lo menos hasta mañana miércoles 19.

El académico del Instituto Tecnológico de Mérida (ITM) exhortó a los "cazadores de estrellas" a no desanimarse porque a principios de diciembre inicia la temporada de lluvias de estrellas Gemínidas.

Explicó que se les llama Gemínidas, ya que provienen de la constelación Géminis (los Gemelos) y es una de las mejores lluvias de meteoros de cada año y los días "pico" son el 12 y 13 de diciembre y el 13-14, desde la media tarde hasta el amanecer.

Indicó que esa constelación emerge por el horizonte noreste a las 19:00 horas y cuando llega al cenit, aparece también la constelación de Virgo, por esa razón también se le denomina "lluvia de la Virgen".

De hecho, recordó que en varios foros con especialistas se ha señalado que se trata de un fenómeno astronómico tan antiguo que se cree fue representado en el manto que cubre la cabeza de la Virgen de Guadalupe, según la representación tomada del ayate de Juan Diego.

"Sus días de mayor esplendor (de la lluvia de estrellas) coinciden con las fechas en las que se supone el indio Juan Diego se encontró con la Virgen en el monte del Tepeyac", subrayó Salazar Gamboa.