Exponen en Canadá campaña contra bodas forzadas entre adolescentes

En 2010 alrededor de 13 mil 500 niñas de todo el mundo fueron forzadas a contraer matrimonio antes de cumplir los 18 años, y se prevé que para 2030 la cifra crezca a más de 15 mil 400, de acuerdo con un informe difundido hoy.

Los datos fueron presentados ante el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de los Comunes de Ottawa por la princesa holandesa Mabel van Oranje, de la organización "Girls Not Brides", la alianza global para terminar con los matrimonios forzados entre adolescentes.

"Girls Not Brides" está integrada por 400 organizaciones civiles de 60 países.

Los representantes de esta organización mundial realizan una gira de cinco días en Canadá, que incluye las ciudades de Ottawa, Montreal y Toronto, para promover la campaña contra los matrimonios arreglados.

En su encuentro con el canciller canadiense John Baird, él refrendó el compromiso de Canadá de trabajar para que se terminen los matrimonios forzados entre adolescentes.

"Es para Canadá una prioridad hablar a favor de las jóvenes y nos sentimos orgullosos de aliarnos a esta organización para ayudar a dar un mejor futuro para estas jóvenes", señaló.

El canciller Baird anunció que Canadá destinará 10 millones de dólares a las organizaciones que luchan para terminar con esta práctica.

"Evitar los matrimonios entre adolescentes dará a las jóvenes y a las mujeres un mejor futuro. Empoderar a las jóvenes las ayudará a alcanzar su potencial total y a contribuir al bienestar de sus familias", añadió el funcionario federal.

La princesa holandesa dijo ante el comité parlamentario que en el mundo en desarrollo una de cada nueve jóvenes es casada antes de cumplir los 15 años.

"Cada día 39 mil adolescentes se convierten en esposas y muchas de ellas ya no siguen estudiando", apuntó.

Asimismo, cada año dos millones de muchachas menores de 15 años tienen su primer hijo y en el 90 por ciento de estos casos terminan casándose.

"Girls Not Brides" alertó que las jóvenes que se hacen madres antes de los 15 años están cinco veces más propensas a morir durante el parto que las jóvenes de 20.

A su vez, los hijos de madres de 20 años tienen 50 por ciento de posibilidades de morir en las primeras semanas de nacidos.