Suspensión de diálogo con FARC preocupa en frontera Colombia-Ecuador

La suspensión del diálogo entre el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) preocupa a los pobladores de la frontera entre ese país y Ecuador, donde el grupo rebelde tiene presencia, admitieron hoy autoridades.

En los poblados colombianos de La Dorada y La Hormiga, frente a Sucumbíos, hay preocupación luego que las FARC confirmaron el secuestro del general Rubén Alzate, señalaron fuentes gubernamentales citadas por el diario El Comercio.

La retención el domingo pasado del alto oficial del Ejército colombiano, del cabo segundo, Jorge Rodríguez y de la civil Gloria Urrego, en el departamento noroccidental de Chocó, provocó la suspensión del proceso de paz.

El presidente Juan Manuel Santos tomó la decisión mientras se aclaraba el plagio del Comandante de la Fuerza de Tarea Conjunta Titán por parte de las FARC y son liberados los retenidos.

El alcalde de la población colombiana de La Dorada, Carlos Rosas, dijo al portal del diario ecuatoriano que el secuestro del general es un duro golpe al diálogo de paz, que los habitantes de la zona veían con esperanza.

"El proceso estaba marchando bien y los colombianos estábamos confiados que la paz estaba por venir, pero el último incidente detiene el proceso", que se desarrolla en La Habana, Cuba, sostuvo el funcionario.

Para el alcalde, los más afectados con la suspensión de los diálogos son los habitantes del departamento sureño del Putumayo, fronterizo con Ecuador, que dice han vivido la guerra por más de 20 años.

Las FARC admitieron que tienen en su poder al oficial y sus dos acompañantes y abrieron la puerta al diálogo con el gobierno colombiano para evaluar mecanismos que faciliten la liberación de los cautivos.